Esquí de montaña: 5 consejos para no quemarse

Estar más cerca del sol, el reflejo en la nieve de sus rayos y las bajas temperaturas obligan a proteger la piel cuando practicamos esquí de montaña.

Esquí de montaña: 5 consejos para no quemarse
En el esquí de montaña el factor de protección solar usado en pieles claras debe ser 50+

El día ha salido espectacular. Ni una nube el cielo y un sol radiante presagian una jornada fantástica para el ejercicio del esquí de montaña. Mientras caminamos por la estación escuchamos a alguien decir que no se echa protección solar, que él no se quema nunca…

Curiosamente, al final de la jornada suele ser de aquellos que acaban quemados, con la piel roja y comentando desairados que no vuelven a pisar la nieve… El resto, con la sabiduría que da la experiencia, toman las medidas adecuadas para proteger su piel y evitar así peligrosos daños. Sobre todo aquellas personas con especial riesgo como son los niños, tercera edad, gente de piel sensible o quienes usan medicación fotosensibilizante.

 

3 peligros importantes para la piel durante el esquí de montaña



1. Altitud


Estamos más cerca del sol. Cada 300 m que subimos el riesgo de quemarnos se incrementa entre un 4% y un 5%, ya que la atmósfera absorbe menos rayos ultravioletas.



2. Efecto espejo de la nieve


Al reflejarse el sol en la nieve la radiación recibida es mucho mayor.



3. Viento, aire seco, baja temperatura

Estos tres factores, típicos de la alta montaña, dan lugar a que la piel se seque y deshidrate con rapidez, aumentando así el peligro de la radiación solar.
 


5 Consejos para no quemarse practicando esquí de montaña



Para evitar estos peligros, 5 trucos interesantes para protegernos del sol mientras esquiamos:



1. Crema protectora en la cara

Es curioso pero la cara es una parte del cuerpo que no participa activamente en el ejercicio del esquí de montaña, sin embargo, sufre la bajada de las temperaturas o las inclemencias del sol.

Por ello debemos usar una crema protectora de SPF (Factor de Protección Solar) alto. No menos de 30 para las pieles morenas y 50 para las demás.

Deben ser de pantalla física, que reflejan toda la radiación, frente a los de pantalla química, que sólo absorben una parte. Se aplicará 30 minutos antes de la exposición. Cada dos horas habrá que echarse de nuevo.



2. Guantes térmicos en manos

Deben estar protegidas en todo momento con guantes térmicos para hacer frente así también a las temperaturas. Estos deben ser de fácil movilidad para poder coger bien los bastones.

Incluso se pueden usar dentro de los propios guantes de esquí otros de tela más fina para mantener así el calor.



3. Utilizar gafas adecuadas para los ojos

La protección de los ojos es también fundamental. No usar gafas, o las no  adecuadas puede dar lugar a conjuntivitis o a reducción de la visión.

Por ello debemos utilizar gafas con filtros solares con la graduación de absorción de los cristales correcta. Para esquí de montaña es la graduación 4.
 


4. Barra protectora para evitar que se corten los labios 

Los grandes olvidados para muchos. No obstante, son tan sensibles como el resto de la piel y deben ser protegidos con factores de protección alta.

Y como ocurre con la piel, aplicar la barra de protección labial 30 minutos antes de la exposición y volver a echarse cada dos horas.



5. Máscaras de neopreno

Como complemento a las protecciones mencionadas anteriormente, las máscaras de neopreno con un saliente para la nariz, o la clásica braga, vienen muy bien para el esquí de montaña.

A muchos les resultan incómodas, pero la braga al menos, al ser de tela ligera, hace el apaño. Protegen así el cuello y las orejas, si no se pone gorro bajo el casco.


También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados