Espacio Schengen, ¿qué es y qué ventajas tiene?

El fin del Espacio Schengen es eliminar las fronteras interiores de los países miembros del acuerdo y crear controles comunes en las fronteras exteriores.

Espacio Schengen, ¿qué es y qué ventajas tiene?
Reino Unido no forma parte del Espacio Schengen

Hubo un tiempo en el que los europeos que viajaban por Europa, valga la redundancia, necesitaban un pasaporte para entrar en cualquiera de los países. Como cuando íbamos a Portugal y había que enseñarlo en la frontera. Para evitar estas incómodas fronteras interiores surgió el Espacio Schengen.

El acuerdo para el Espacio o Zona Schengen se firmó en 1985 en Luxemburgo, en un pequeño pueblo de quinientos habitantes, el cual limitaba también con Alemania y Francia. Estos fueron los países que lo firmaron: Bélgica, Alemania, Luxemburgo y Francia. En él se establecía el objetivo de eliminar de manera progresiva las fronteras para los nacionales de los países firmantes, pero también de otros estados de la Comunidad o incluso de terceros países.

Los términos designados en el tratado pueden detenerse temporalmente en caso de que sucedan hechos extraordinarios que obliguen a tomar medidas de seguridad excepcionales. Mediante el Convenio de Schengen firmado el 19 de junio 1990 por los estados miembros, se completa el acuerdo de 1985 y se fijan las garantías para la aplicación de la libre circulación de ciudadanos. El Convenio no entró en vigor hasta 1995.
 

El Espacio Schengen hoy en día

Tras empezar su funcionamiento en 1995, el Espacio Schengen suprimió las fronteras internas entre los países miembros, así como estableció también controles comunes en los límites exteriores. La Zona Schengen actúa a nivel migratorio como si fuera un único país que tiene una política común de visados.

Junto a los países originarios del acuerdo (Alemania, Francia, Bélgica y Luxemburgo) se unieron después: Austria, Dinamarca, Eslovenia, Estonia, Letonia, Lituania, España, Portugal, Grecia, Holanda, Hungría, Italia, Liechtenstein, Suiza, República Checa, Polonia, República Eslovaca, Islandia, Noruega, Suecia y Malta.

Hay países, no obstante, que pertenecen al acuerdo de Schengen pero que no pertenecen al Espacio Schengen al tener excepciones en la aplicación de ciertos puntos del acuerdo. Sería el caso de Reino Unido y también de Irlanda, que aunque no forman parte del Espacio Schengen, sí colaboran policial y judicialmente en la lucha contra el tráfico de drogas.

Otros países como Rumanía, Chipre o Bulgaria no pertenecen al Espacio Schengen debido a que no cumplen con los requisitos de seguridad necesarios para estar dentro, aunque sí pueden aplicar otras partes del acuerdo.
 

Seguridad y control en el Espacio Shengen

Con el acuerdo firmado, los nacionales y residentes legales de los países miembros del Espacio Schengen pueden circular libremente por dichos países. En caso de tratarse de miembros de países extracomunitarios con pasaporte en vigor y sin tener visa de turista, tienen derecho a estar hasta 90 días cada seis meses dentro de esta Zona Schengen.

Además, estos visitantes extracomunitarios deberán tener un billete de ida y vuelta y al menos una cantidad mínima de cincuenta euros diarios más el coste del alojamiento.

Es una manera para mantener el control y la seguridad a la hora de entrar en este espacio. El SIS, que es el Sistema de Información de Schengen, permite a las autoridades de los estados miembros controlar los datos de los pasajeros y las mercancías transportadas. Su base está en Estrasburgo y a ella puede acceder cualquiera de los estados miembros.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados