¿Es válido un despido estando de baja por incapacidad temporal?

Las sentencias recientes obligan a los empresarios a pensárselo dos veces a la hora de hacer un despido estando de baja por incapacidad temporal.

¿Es válido un despido estando de baja por incapacidad temporal?
El TJUE lo considera nulo o improcedente

Que te echen de la empresa en la que trabajas es un momento duro. Al menos en la mayoría de los casos, ya que en otros el trabajador está deseando que llegue el momento y de paso cobrar una indemnización. Uno de los casos que suceden más a menudo de lo que pesamos es cuando se produce un despido estando de baja por incapacidad temporal.
Cierto es que se puede despedir a un trabajador estando de baja, pero siempre deberá ser justificado y por motivos laborales relativos al periodo anterior en que se produjo la baja. El 1 de diciembre de 2016 el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) manifestó que un despido estando de baja por incapacidad temporal sin causa alguna que lo justifique es calificado como nulo o improcedente.

 

Calificación del despido estando de baja por incapacidad temporal

Si el trabajador cumple con su obligación de ir al médico de cabecera para que le facilite el parte de baja y los siguientes de confirmación y los lleva a la empresa, lo está haciendo correctamente.

Sin embargo, puede ser que un día lo emplacen en el despacho del gerente para despedirlo. El motivo pueden ser circunstancias objetivas al no alcanzar el rendimiento esperado o bien alegan ineptitud del trabajador o faltas de asistencia injustificadas.

Pues bien, si se ha producido el despido estando de baja por incapacidad temporal y el motivo en realidad es ese, estar de baja, es ilegal. Debido a que el trabajador no conoce el motivo real por el que se extingue el contrato, estará indefenso, vulnerando así principios constitucionales del artículo 24.1 CE así como principios Internacionales como los establecidos en el Convenio nº 158 de la OIT, artículos 4,7,8 y 9.1.

Antes de la reforma de laboral de 2012, los empresarios podían echar a los trabajadores sin alegar ninguna motivación. Tan sólo reconocían la improcedencia del despido y abonaban la indemnización que correspondía al despido improcedente. Era lo que denominaba despido express.

Tras la reforma, es obligatorio indicar un motivo real en la carta de despido, siendo ilegal en caso contrario. Sería entonces considerado nulo y se obliga al empresario a readmitir al trabajador en las mismas condiciones que tenía antes.

Como indicamos antes, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea calificó en diciembre del año pasado este despido estando de baja por incapacidad temporal como nulo o improcedente. Aplicando esta jurisprudencia europea el Juzgado de lo Social 33 de Barcelona, la resolución de 23 de diciembre de 2016, declaró nulo el despido de un empleado, condenando a la empresa que lo echó a readmitirlo. Ésta tuvo que pagar además los salarios de tramitación así como una indemnización.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados