¿Es posible llevar una alimentación sana y equilibrada sin gastar de más?

¿Es posible ahorrar en alimentación? Utilizando marcas blancas y siguiendo nuestros consejos podrás comer sano y llegar a fin de mes. ¡Tu cartera te lo agradecerá!

¿Es posible llevar una alimentación sana y equilibrada sin gastar de más?
Ahorra en alimentación sin perder en calidad

Cuando llega fin de mes, muchos hogares se ven apurados por todo tipo de gastos y se hace difícil recortarlos, en especial si hablamos de los alimentos que consumimos. Normalmente no podemos resistir el impulso de comprar nuestras marcas favoritas, en especial si hay niños en la casa pero lo cierto es que hay alternativas baratas y saludables.

A continuación vamos a desvelar por qué merece la pena comprar marcas blancas y además vamos a dejar algunos consejos útiles para poder ahorrar en una alimentación sana y equilibrada.


Marcas blancas perfectas para una alimentación saludable


 

Marcas blancas, ¿qué son y de dónde vienen?

Las marcas blancas hacen referencia a los productos pertenecientes a una cadena de distribución o supermercado, y entran dentro de lo que llamamos marcas “low cost”.

El principal inconveniente de estas marcas de alimentación tiene que ver con su calidad y procedencia. Entonces, ¿de dónde vienen? Pues la inmensa mayoría proviene de primeras marcas o marcas muy conocidas y de ámbito nacional.

Una de las marcas blancas más famosas como Hacendado, perteneciente a los supermercados Mercadona tiene a Casa Tarradellas a cargo de sus Pizzas y embutidos, y La Española de sus aceitunas.

Lo mismo pasa en otras superficies como Día y sus embutidos a cargo de El Pozo o en Eroski, cuyas pastas las hace Gallo.

Cómo podéis ver en cuanto a calidad no hay nada que temer, y para aclarar dudas podemos consultar este listado con todas las marcas blancas y su procedencia.


Consejos para comer sano sin gastar de más



Comer sano suele relacionarse con un mayor gasto en alimentación, pero nada más lejos de la realidad. Con estos consejos podrás también ahorrar :



1. Cocina en casa y aprende a leer etiquetas

No hay mejor manera de ahorrar que comprando los ingredientes en persona para después cocinar en casa. Para ello, revisar las etiquetas es algo muy importante, pues aparte de poder comparar el precio por kilo, podrás saber lo que llevan los alimentos que tú y tu familia vais a consumir.



2. Hazte con frutas de temporada

Cuando vayas a tu establecimiento habitual, pregunta al frutero sobre las frutas y verduras de temporada. Se conservarán mucho mejor, aguantando más días en tu cocina y podrás también ponerlas en el congelador.



3. Elabora un menú semanal

De este modo, tendrás claro lo que necesitas y si lo pones por escrito puedes evitar comprar productos de más que en realidad no hacen falta. El esfuerzo se verá premiado.



4. Cambia postres y bebidas

Por lo general, en el caso de las bebidas tendemos a comprar nuestros refrescos favoritos, pero eso no es ni sano ni saludable. Hay una gran variedad de zumos de marca blanca que aportarán todas las vitaminas necesarias, y el agua siempre será lo más saludable entre comidas.

Los postres con un alto contenido de azúcar y la repostería pueden ser sustituidos por yogur o frutas y un poco de miel.

Tras leer estas líneas te habrás dado cuenta de que con una combinación sabia de marcas blancas y buenos hábitos al comprar, podrás ahorrar mucho en alimentación sin perder un ápice de calidad y variedad. ¡Es hora de dar un respiro a tu cartera!
 

 También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados