¿Es mejor la declaración de la renta conjunta o individual?

La declaración de la renta conjunta compensa si uno de los dos cónyuges no trabaja, pero si los dos tienen ingresos es mejor la individual

¿Es mejor la declaración de la renta conjunta o individual?
Ahorra dinero con la declaración de la renta

Ya ha pasado un año, y el periodo para presentar la declaración de la renta está a la vuelta de la esquina. El 1 de abril ya podremos solicitar el borrador, y para entonces debemos tener lista toda la documentación. Para estar bien al día, te recomendamos que conozcas los 10 términos de la Declaración de la Renta que debes conocer.

Si estamos casados o tenemos hijos que convivan con nosotros debemos pensar también en si nos compensa más realizar la declaración de forma conjunta o individual.

Lo normal en estos casos es acudir a un asesor, pero si queremos hacerlo nosotros mismos, debemos saber qué opción va a aportarnos más ventajas.

Todo dependerá de la renta, de si tenemos hijos o no, de si estamos pagando una hipoteca o de si uno de los dos miembros de la pareja está en paro.

Un dato a tener en cuenta a la hora de hacer la declaración de la renta es que el tipo de manera de realizarla es sólo para un ejercicio fiscal, por lo que al año siguiente no estamos obligados a realizar el mismo tipo de declaración si no nos interesa.

 

EJEMPLO PARA ELEGIR EL TIPO DE DECLARACIÓN DE LA RENTA MÁS RENTABLE


Lo primero que tenemos que tener claro es que elijamos un modelo u otro, una vez escogido ya no será posible modificar la declaración de la renta realizada presentando después otras declaraciones.

Esto sólo será aceptable en caso de que estas declaraciones sean presentadas mientras está vigente aún el plazo de presentación de IRPF voluntario.

Por las características propias del Impuesto de Renta de las Personas Físicas, pues se trata de un impuesto progresivo, la modalidad de declaración conjunta es más indicada para aquellas parejas en las que la aportación salarial es realizada únicamente por parte de uno de los dos, o bien uno de ellos genere una cuantía muy baja de renta durante el ejercicio.

 
En esta modalidad lo que se hace es sumar las rentas que ha obtenido todos los integrantes de la unidad familiar. Las tarifas aplicables tanto a la declaración conjunta como a la individual son las mismas.

Para tener claro qué tipo de declaración nos puede interesar en función de la cantidad que tendremos que desembolsar, con un ejemplo lo podemos ver más claro.

Si en un matrimonio los ingresos liquidables de cada uno son 20.000 €, si hicieran la declaración de la renta individual, la tarifa del impuesto aplicable a cada uno sería sobre 20.000 €. En cambio, al hacerla conjunta, la tarifa del impuesto aplicable sería en este caso sobre 40.000 €.

Como el IRPF es un impuesto de carácter progresivo, cuanta mayor sea la renta más tendremos que pagar pues el tipo impositivo será superior. El tipo de tarifa aplicable a 40.000 € será mayor que el que se aplica a 20.000 €.

Así, una cosa es aplicar un 20% sobre 20.000 €, que saldría a 4.000 € por cada miembro de la pareja, es decir, 8.000 € entre los dos, que aplicar sobre los 40.000 € de la declaración de la renta conjunta un 25%, en la que tendrían que pagar 10.000 €. En este caso concreto, obviamente sale más rentable hacer una declaración individual.

Se trata de un ejemplo sencillo y cada declaración es un mundo y lleva aparejada muchísima más casuística, por lo que es recomendable seguir los consejos que nos pueda indicar un asesor fiscal.
 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados