¿Es la tarjeta de crédito un subtituto ideal del dinero efectivo?

Con las tarjetas de crédito se puede conseguir más capital del que realmente disponemos, de ahí el componente de crédito y la cantidad dependerá siempre de la situación financiera de cada persona y sobre todo de su solvencia.

¿Es la tarjeta de crédito un subtituto ideal del dinero efectivo?
Las tarjetas de crédito, el dinero de plástico

Hoy en día, las tarjetas de crédito se han convertido en una parte esencial de la vida cotidiana de la mayoría de las personas y han cambiado por completo la gestión de las finanzas personales, de ahí, que la tarjeta de crédito, ya no sea sólo un símbolo de estatus social o económico, sino un eficaz acompañante y sustituto del tradicional "dinero en efectivo", permitiéndonos la realización de cualquier tipo de transacción comercial o adquisición de bienes o servicios tanto a nivel nacional como internacional.

 

Por lo tanto, si optamos por una tarjeta de crédito, es fundamental en primer lugar planificar su uso, una vez que lleva asociado siempre un gasto, pues las tarjetas de crédito son dinero de plástico y como tal las tenemos que usar. Por eso, su uso tiene que hacerse de manera racional y planificada, si no queremos que se convierta en un arma de doble filo, y nos arrastre a una crisis más profunda de la que nos esta tocando vivir.

 

El funcionamiento general de las tarjetas de crédito, es relativamente sencillo desde el punto de vista teórico. La entidad bancaria o emisora de la tarjeta, pone a disposición del titular de la tarjeta de crédito una cantidad de dinero, al que el usuario puede acceder libremente. Se trata de un crédito por un período determinado, anteriormente pactado, hasta el período de liquidación. Es decir, el usuario puede hacer sus compras y al final de mes la entidad le cargará todos los gastos que haya realizado. Si la cuenta corriente dispone de fondos se mantendrá el crédito y no habrá que pagar ningún tipo de comisiones ni intereses, pero en caso contrario es cuando entra en funcionamiento el mecanismo de préstamo de la tarjeta con sus intereses y comisiones.

 

A modo de conclusión y para que a todos nos quede mucho más claro y nos sea finalmente más fácil de entender el tema, hacemos un resumen puntualizando en que con las tarjetas de crédito se puede conseguir más capital del que realmente disponemos, de ahí el componente de crédito y la cantidad dependerá siempre de la situación financiera de cada persona y sobre todo de su solvencia. Por eso, si deseas contratar una tarjeta de crédito, informarte mejor sobre este u otros productos, o simplemente, comparar otras ofertas, aconsejarte a hacerlo a través de nuestro simulador o clicando en la tarjeta de crédito.

 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados