Entrevista de trabajo, preguntas y respuestas más típicas

En este artículo hemos recopilado las 10 conversaciones más típicas de una entrevista de trabajo, preguntas y respuestas incluidas. Esperamos que te sirvan de guía.

Entrevista de trabajo, preguntas y respuestas más típicas
Ensaya tu entrevista, pero no trates de memorizar las respuestas

Responder bien y de la forma adecuada es crucial para superar una entrevista de trabajo. A veces los nervios pueden jugarnos una mala pasada, así que no está de más ensayar lo que vamos a decir en la entrevista de trabajo, preguntas y respuestas posibles. Y decimos, ensayar, no memorizar. Luego, la verdad es que puede que tengas que enfrentarte a diversos tipos de selección de personal. Puede que sea una entrevista grupal, una entrevista por skype...Sea como sea, debes estar preparado para lo que pueda venir y superarlo con éxito. 

Si no sabes por dónde empezar, puedes comenzar por leer este artículo, en el que hemos recopilado las 10 conversaciones más típicas de una entrevista de trabajo, preguntas y respuestas incluidas.


Preguntas y respuestas frecuentes en una entrevista de trabajo


 

1. Hábleme sobre usted


Esta primera toma de contacto debe ser muy concisa. Empezaremos por hablar de nuestros trabajos más antiguos hasta el más reciente, dando una pequeña descripción de la tarea que desempeñamos en cada uno de ellos.

 

2. ¿Por qué quiere cambiar de trabajo?


Tenemos que ser sinceros, pero no confesarnos. Bajo ninguna circunstancia podemos hablar mal de nuestro jefe o de la empresa. Podemos salirnos por la tangente y responder con un: “Necesito nuevos retos, y en esta empresa sé que va a ser así”.
 

3. ¿Por qué quiere trabajar para nosotros?


Aquí es donde podemos hacer ver al entrevistador que nos hemos documentado sobre la empresa y que es ahí donde queremos crecer como profesionales. “Su compañía ofrece muchas posibilidades”, “este trabajo cumple todas mis expectativas” o “el puesto encaja perfectamente con mi experiencia” son algunas de las respuestas que los expertos aconsejan.

 

4. ¿Por qué deberíamos contratarle? 


Es el momento de vendernos, de demostrar al entrevistador que somos la persona adecuada para el puesto. Hay que darle la vuelta a la tortilla y hacer ver al entrevistador que ellos nos necesitan más  a nosotros que nosotros a ellos. No está de más exponer casos de éxito que complementen a una respuesta del tipo: “Este puesto se adapta perfectamente a mis habilidades, lo que me convierte en un empleado muy valioso para esta empresa”.

 

5. ¿Cuáles son sus fortalezas?


Como de antemano ya sabes qué es lo que están buscando, adapta tus puntos fuertes al perfil que mejor encajaría con el puesto para el que optas. Si en alguna ocasión te dieron un premio o reconocimiento por tu trabajo, hazlo saber.
 

6. ¿Cuáles son tus debilidades?


En este caso tenemos que escoger la menos mala y tratar de darle la vuelta, para que no parezca una debilidad como tal. Por ejemplo, si somos demasiado perfeccionistas (que no tiene por qué ser malo) y eso puede influir en que tardemos un poco más de la cuenta en entregar un informe, podemos decirlo pero recalcando que estamos trabajando en ello.

 

7. ¿Está dispuesto a hacer horas extra o a viajar?


No es plan de ponernos sindicalistas, así que lo mejor es decir que sí en caso de que no haya ninguna circunstancia que nos lo impida. Es una buena forma de que el entrevistador sepa si tenemos cargas familiares sin preguntarlo directamente. En caso de que no vayamos a poder cumplir esas exigencias, lo mejor es decirlo desde el principio, argumentando bien nuestra negativa.
 

8. ¿Dónde se ve dentro de 10 años?


Aunque sea mentira tenemos que hacerles ver que seguiremos en esa empresa, pero ocupando un puesto de más responsabilidad.

 

9. ¿Cuáles son sus pretensiones/expectativas salariales?


Esta es la pregunta más esperada y la más temida. ¡Claro que todos queremos saber cuánto nos van a pagar! Pero hablar de ello en la primera entrevista de trabajo no es aconsejable. Lo mejor es esquivarla con una respuesta tan típica como la pregunta: “Antes de responder me gustaría conocer un poco mejor cuál sería mi responsabilidad”. Si te arrinconan para que des una cifra, no des una cantidad exacta, sino una horquilla.
 

10. ¿Tiene alguna pregunta?


Evidentemente, tendrás mil. Pero las que sean superficiales mejor guárdalas para otra ocasión. Céntrate en algún punto de la conversación que no haya quedado claro o en alguna que demuestre tu interés por el puesto de trabajo. En una entrevista de trabajo, preguntas y respuestas pueden marcar la diferencia entre los candidatos.


También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados