Enseñanza budista para ahorrar: 4 consejos que daría un monje tibetano

Compartimos cuatro consejos de la enseñanza budista sobre el consumo y el ahorro, explicadas por el viajero Antonio Aguilar, de 'Historias de nuestro planeta'.

Enseñanza budista para ahorrar: 4 consejos que daría un monje tibetano
Antonio Aguilar, de 'Historias de nuestro planeta', nos habla de filosofía budista y ahorro

Para conocer un poco más sobre la enseñanza budista en relación al ahorro, recurrimos al asesoramiento de Antonio Aguilar, de Historias de nuestro planeta, que ha viajado persiguiendo entender otras culturas e intentando tener siempre presente la búsqueda de las antiguas escuelas de pensamiento, líneas filosóficas y religiosas de enseñanza.
 
Esta búsqueda le ha llevado a vivir como un monje en monasterios de las religiones mayoritarias del mundo, en los que ha pasado tiempo entendiendo de raíz su mensaje. Y, particularmente, ha pasado mucho tiempo en el Himalaya, tanto en monasterios budistas como en otros de religiones más minoritarias, como los bhotia o los bon.

De hecho, justo ahora mismo está a punto de entrar en el que, según el Dalai Lama, es el último reducto del budismo primitivo del mundo, el reino del Mustang, un reino que ha estado aislado para extranjeros y casi hasta para los propios nepalíes hasta hace escasamente veinte años y que sigue siendo muy complicado de visitar por los controles y permisos necesarios para acceder a él.
 

           
Enseñanza budista para ahorrar a partir de 4 ideas básicas


 

#1. Felicidad


Pregúntate si en lo que vas a gastar el dinero reporta alguna felicidad (a ti o al entorno al  que lo vas a destinar). Es decir, ¿ese dinero va a generar algo positivo o no? Si no lo va a generar, no se gasta.
 


#2. Necesidad real o apego

Reflexiona sobre si lo que vas a consumir lo estás haciendo por una necesidad real o porque tienes un apego a algo pero que realmente no te aporta.
 
Y nos explica Antonio, de Historias de nuestro planeta, que de acuerdo al budismo es en el apego, sea tanto a cosas materiales como inmateriales (ideas, sentimientos, sensaciones, emociones...) donde yace la raíz de la infelicidad.

Al consumir un determinado producto, son muchos los estímulos que éste nos crea y cabe preguntarse si lo que nos está haciendo consumirlo es la necesidad real de dicho producto o el estímulo que nos va a crear.

Por ello, podríamos estar consumiendo un determinado producto, por ejemplo una camiseta, bien porque realmente la necesitemos (no tenemos otra, o la que tenemos está rota) o porque pensemos que el hecho de tener una nueva camiseta puede reportarnos un sentimiento independiente al hecho de tener dicha la prenda, como felicidad, confianza, status social o el sentimiento que sea.

Quizá lo que realmente buscamos al consumir sea dicho sentimiento, y la camiseta en cuestión es un falso medio para procurar, insatisfactoriamente, conseguirlo.
 


#3. De cara al futuro o consecuencia del pasado 

La enseñanza budista sostiene que hay que ser consciente del momento presente. Por ello, el pasado no existe por ser eso mismo, pasado; y el futuro no es más que una proyección de nuestra mente.

Así, cabe preguntarse si estás consumiendo como fruto de un hábito pasado que ya no tiene sentido mantener de cara al futuro, o si al consumir estás haciéndolo pensando en la posibilidad de que necesites poseer un producto en cuestión en un futuro que probablemente jamás se haga realidad.

Es decir, “si estás viviendo de pleno el momento presente o si todo lo que estás consumiendo lo estás destinando a un futuro que no sabes verdaderamente cómo va a ser”.
 


#4. Productos éticos

Dejando a un lado el hecho de consumir, esta cuarta idea que nos explica Antonio Aguilar nos hace recapacitar sobre el producto que vamos a adquirir en sí: “¿Está de acuerdo el dharma (las leyes de la vida según la filosofía budista) con ese producto?, ¿Es ético?”
 
Por ejemplo, si vas a consumir ropa que está fabricada con mano de obra muy barata o con mano de obra infantil en un país del tercer mundo… “Pensar que al comprar algo, estamos apoyando de alguna forma lo que estamos comprando”, añade.
 


También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados