Encuentra la mejor cuenta remunerada adaptada a ti

¿Estás buscando una cuenta remunerada? Entérate de cómo funcionan este tipo de cuentas, cómo elegir la más apropiada para ti y conoce las características más relevantes de las cuentas remunerada.

Encuentra la mejor cuenta remunerada adaptada a ti
Descubre qué cuenta remunerada se adapta mejor a tus exigencias


¿Quieres sacar la máxima rentabilidad a tu dinero? Si buscas que tu dinero genere algunos beneficios, debes saber que una cuenta remunerada te retribuirá cierta cantidad de dinero por el capital que guardes en ella.

Cada entidad financiera cuenta con sus propias cuentas remuneradas a través de las que podrás obtener mayores o menores rendimientos económicos, según las características de la cuenta remunerada por la que te inclines.

Por eso, si quieres saber cómo funciona una cuenta remunerada o cuál es la que mejor se puede adaptar a tus exigencias, a continuación te contamos todo lo que debes saber sobre la cuenta remunerada antes de contratar una.
 


Una cuenta remunerada totalmente adaptada a tus exigencias


¿Qué es una cuenta remunerada?

Las cuentas remuneradas son aquellas que se caracterizan por el interés que dan por la cantidad depositada en ellas durante un determinado periodo de tiempo.
 


Principales tipos de cuentas remuneradas

  • Cuentas de ahorro: se trata de las auténticas cuentas remuneradas, ya que están diseñadas con la idea que el cliente deposite en ellas sus ahorros y pueda disponer de ellos libremente cuando así lo desee. Sin embargo, este tipo de cuentas tiene un inconveniente, ya que no se puede disponer de medios de pago (tarjetas, cheques…) para hacer uso del dinero guardado en ellas, precisamente porque su fin es generar ahorros.

  • Cuentas corrientes remuneradas: se trata de un producto que representa la fusión entre una cuenta corriente y una cuenta de ahorro. De este modo será posible disponer del dinero que hay en ella cuando se desee a través de los medios de pago, al mismo tiempo que producen cierta rentabilidad gracias a sus intereses.

 


Características de las cuentas remuneradas

Las características de este tipo de cuentas varían según el tipo de cuenta bancaria que se elija y la entidad bancaria en la que se contrate.

Sin embargo, hay ciertos aspectos comunes que conviene conocer:

  • Rentabilidad: estas cuentas bancarias se caracterizan por generar a sus titulares un determinado interés sobre el capital, a cambio de que el dinero se mantenga depositado en ellas.

  • Operativa: dependiendo del tipo de cuenta las operaciones que se podrán realizar serán más o menos limitadas. En una cuenta corriente la operativa siempre será mucho más extensa que en una cuenta de ahorro.

  • Total disponibilidad: te permitirán retirar el dinero que hay almacenado en ellas en cualquier momento y sin sufrir ningún tipo de penalización.

  • Sin comisiones: en general, este tipo de cuentas no conlleva el pago de comisiones, ya que suelen carecer de los gastos que genera la operativa bancaria básica.

  • Exención de riesgos: las cuentas remuneradas están respaldadas por un Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), el cual cubrirá las inversiones en caso de quiebra o insolvencia del banco.

 

Factores importantes a la hora de elegir una cuenta remunerada

Antes de contratar una cuenta remunerada es necesario comparar los diferentes productos que te pueden ofrecer las distintas entidades bancarias para ver cuál de ellos se adapta mejor a tus exigencias.

Existen una serie de factores totalmente determinantes a la hora de elegir un producto u otro:

  • Comisiones: infórmate sobre si la cuenta remunerada que te interesa tiene comisiones. Si es así, tendrás que valorar si te merece la pena, ya que estas pueden llegar a ser elevadas, haciendo que los beneficios finales no sean tan altos como esperabas.

  • Rentabilidad: se trata del punto clave a tener en cuenta en cualquier tipo de cuenta remunerada. Calcula la rentabilidad de la cuenta que deseas contratar y resta las comisiones, en caso de que existan.

  • Plazo: es importante conocer el plazo de tiempo en el que la cuenta remunerada puede ofrecer una rentabilidad determinada.

  • Saldo máximo y mínimo: descubre el saldo “techo” (saldo máximo sobre el que se aplican los intereses) y el saldo “suelo” (saldo mínimo por el que la entidad te ofrece un determinado interés).

  • Tarjetas: infórmate sobre la posibilidad de obtener una tarjeta vinculada a la cuenta y si esta está exenta de comisiones de mantenimiento y administración.

  • Permanencia: antes de firmar el contrato con la entidad bancaria es importante conocer el tiempo determinado del periodo de permanencia. 


 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados