En qué consiste un contrato de trabajo en prácticas

Conoce todo lo que necesitas saber sobre el contrato de trabajo en prácticas, sus características y requisitos, y cuáles son los incentivos que reciben las empresas.

En qué consiste un contrato de trabajo en prácticas
Un contrato que busca ser la entrada al mercado laboral para muchos jóvenes recién titulados

El contrato de trabajo en prácticas tiene como objetivo la obtención de experiencia profesional acorde a una titulación específica.

De este modo, además de ganar experiencia, el trabajador puede poner en práctica sus conocimientos y completar su formación al entrar en el mercado laboral.

A través de este enlace podrás acceder al modelo oficial del contrato de trabajo en prácticas elaborado por el Servicio Público de Empleo Estatal. A continuación te explicamos más detalladamente en qué consiste y cuáles son las características de este tipo contrato.
 


Conoce todos los detalles de un contrato de prácticas


 

Características de un contrato de trabajo en prácticas

Si tienes un contrato en prácticas o quieres conseguir tu primer empleo a través de este tipo de contratación, debes conocer cuales son tus derechos y tus obligaciones como trabajador.

A continuación te enumeramos brevemente las principales características de un contrato de trabajo en prácticas.

  • El contrato en prácticas debe formalizarse por escrito y en él debe constar la titulación del trabajador, el puesto de trabajo que va desempeñar y la duración del mismo.
 
  • En el caso de los trabajadores a distancia, en el contrato también debe figurar el lugar donde se va a realizar la prestación de dicho servicio.
 
  • En el caso de los trabajadores a tiempo parcial, en el contrato deben estar estipulado el número de horas de trabajo contratadas y su distribución.
 
  • La concertación del contrato deberá ser comunicada al Servicio Público de Empleo Estatal en un plazo máximo de 10 días.
 
  • La duración de un contrato en prácticas no puede ser inferior a 6 meses ni superior a 2 años.
 
  • Al finalizar el contrato, la empresa debe otorgar al trabajador un certificado en el que conste la duración de las prácticas y las principales tareas realizadas en su puesto de trabajo. En caso de que el trabajador no sea contratado después de este periodo y haya acumulado cotizaciones suficientes, tendrá derecho a solicitar el paro.
 
  • El periodo de prueba de un contrato de trabajo en prácticas no puede ser superior a 1 mes para trabajadores titulados en un Ciclo de Grado Medio, ni a 2 meses para trabajadores titulados en un Ciclo de Grado Superior o con un certificado de profesionalidad de nivel 3.
 
  • El trabajador en prácticas tiene derecho a una remuneración y ésta no puede ser inferior al Salario Mínimo Interprofesional. Por ley está establecido que la remuneración debe ser al menos el 60% del salario correspondiente a dicho puesto de trabajo durante el primer año, y el 75% el segundo año.

 

¿Qué requisitos tienen este tipo de contratos?

El trabajador en prácticas deben cumplir dos condiciones principales. Por un lado, éste estar en posesión de un título universitario, de formación profesional o de un título oficial equivalente. 

Por otro lado, no pueden haber transcurrido más de cinco años desde la obtención del título, aunque si el trabajador es menor de 30 años no se tiene en cuenta este requisito.
 


¿Existen incentivos para las empresas?

Para promover el empleo se han llevado a cabo una serie de medidas a través de las cuáles se otorgan bonificaciones a las empresas que realicen un contrato de trabajo en prácticas.

Eso sí, estas contrataciones deben cumplir una serie de condiciones.

  • Si el trabajador en prácticas es menor de 30 años, se tendrá derecho a una reducción del 50% de la cuota empresarial a la Seguridad Social. Si además el trabajador es beneficiario del Sistema Nacional de Garantía Juvenil se aplicará, además de la reducción, una bonificación del 50%.
 
  • Si el trabajador está realizando prácticas no laborales en el momento de la formalización del contrato en prácticas, la reducción de las cuotas empresariales será del 75%. En el caso de ser beneficiario del Sistema Nacional de Garantía Juvenil se aplicará una bonificación del 25%.
 
  • Si realiza una conversión de un contrato en practicas a un contrato indefinido, la empresa tendrá derecho a una bonificación en las cuotas empresariales de 500€ anuales, durante 3 años, y si el trabajador es mujer dicha bonificación será de 700€ anuales.


Para más información, a través de este enlace podrás conocer al detalle todas las bonificaciones relativas a la contratación laboral.

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados