¿En qué casos puedo presentar una baja voluntaria y cobrar paro?

Cuando el trabajador ya no quiere estar en la empresa puede solicitar una baja voluntaria y, si se dan las condiciones, puede cobrar el paro.

¿En qué casos puedo presentar una baja voluntaria y cobrar paro?
La movilidad geográfica del centro de trabajo es una razón

Nadie es imprescindible en ninguna empresa. Eso es algo que todos tenemos que tener claro, aunque seamos el ojito derecho de nuestro jefe. Aunque confiemos en nuestra estabilidad laboral, cualquier día se tuercen las cosas y somos despedidos en la empresa. Otra cosa es que nos hartemos nosotros y pidamos la baja voluntaria. ¿Tendríamos entonces derecho a cobrar la prestación de desempleo?

Obviamente, para cobrar el paro hay que estar en situación legal de desempleo, lo que significa que tenemos que haber perdido el trabajo debido a un despido y finalización del contrato. Si lo dejamos por iniciativa nuestra perderemos ese derecho.

No obstante, son muchos los que intentan las dos cosas, como es pedir la baja voluntaria cobrando el paro. La legislación existente es la encargada de evitar estas situaciones en las que el trabajador busca cobrar el paro acumulado e incluso es su empresa la que le echa una mano.

A pesar de lo dicho, existen determinadas situaciones legales en las que es posible pedirse la baja voluntaria y no perder el cobro de la prestación de desempleo.

Casos donde se cobra el paro tras presentar la baja voluntaria


No superar el nuevo empleo tras el periodo de prueba

Se produce cuando el trabajador dejó el trabajo y empezó en otro. Esta situación se encuentra regulada por la Ley de la Seguridad Social, la cual indica que el trabajador sólo puede solicitar la prestación por desempleo si han transcurrido al menos 3 meses entre la baja voluntaria que solicitó y no haber superado el periodo de prueba.

Contrato temporal tras una baja voluntaria

No hay una normativa concreta sobre la duración mínima del contrato que se haga después de la baja voluntaria para que se empleado pueda cobrar el paro. Como carácter general orientativo, para que el trabajador pueda pedir el paro tras solicitar la baja voluntaria debería ser contratado en su nueva empresa al menos durante 3 meses y que el contrato no finalice otra vez como baja voluntaria. Pero no se trata de una norma, tan sólo un criterio general orientativo.

Baja voluntaria debida a una decisión empresarial

Se trata de una serie de situaciones que están reguladas en el Estatuto de los Trabajadores, y en las que el trabajador no es responsable y se da la posibilidad de baja voluntaria cobrando el paro.

  • Movilidad geográfica del centro del trabajo: El trabajador tiene que cambiar el domicilio para poder ir a su nuevo puesto de trabajo. Puede ser que se superen determinadas distancias, que es traslado suponga un gasto mayor que la nómina o bien que no haya sido preavisado con 30 días del cambio por su empresa.
  • Impago o retraso a la hora de pagar las nóminas: tiene que ser de manera reiterada y el contrato se debe romper mediante procedimiento judicial.
  • Modificaciones sustanciales del contrato laboral que provengan del empresario: sucede cuando el empresario cambia puntos fundamentales del contrato laboral por cuenta propia.
  • Maltrato de la mujer: situaciones de violencia de género.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados