Embrague, las razones más comunes por las que se rompe

Embrague, un pedal fundamental que con una conducción suave y sin cambios bruscos, puede alargar su vida útil considerablemente.

Embrague, las razones más comunes por las que se rompe
Es recomendable sustituir el kit completo del embrague

Uno de los mayores miedos que podemos tener cuando llevamos el coche al taller es que encuentren más averías de las que esperábamos. Entonces, junto al cambio de la correa de distribución que chirriaba y la correa del alternador, resulta que también está fatal el embrague.

La típica mirada del mecánico que nos dice que el pedal tiene los días contados y más vale cambiarlo si no queremos tener un problema. Y claro, con el miedo en el cuerpo, toca tirar de billetera y cambiar también el embrague. Un mecanismo que en muchos casos, si se tiene cuidado y siguen algunos consejos de conducción podemos lograr que dure bastante.

Averías comunes del embrague y consejos para cuidarlo

 

Patina el embrague

Expresión que se ha convertido ya en un clásico aplicándola también en contextos diversos al del automovilístico. Se produce cuando al pisar el embrague se revoluciona el motor sin que el coche aumente la velocidad.
Normalmente esto se produce por algunas causas como:

  • El pedal no tiene bien ajustada la holgura.
  • Las varillas de mando están agarrotadas y deber ser limpiadas y engrasadas.
  • El disco está desgastado y hay que cambiarlo. Lo ideal es cambiar el kit completo.
  • Cojinete desgastado, por lo que habrá que cambiar el kit completo.

 

Disco pegado

Cuesta desembragar. La causa más común es la corrosión en el conjunto de presión, el cual sucede por entrada de aceite o agua en malas condiciones. En el taller lo tienen que limpiar con gasolina, evitando no salpicar el rodamiento.

Brusco arranque al soltar el pedal

Puede deberse a algún fallo en el sistema de embrague, o también de algún soporte del motor desajustado. Por discos desgastados a la altura de los remaches y debe sustituirse. En el caso de los embragues sumergidos puede deberse por la necesidad de renovar el líquido o falta de líquido, por lo que hay que completar el nivel o sustituirlo.

Embrague ruidoso

Al pisar el pedal suena todo el recorrido. Puede deberse a:

  • Falta de holgura, por lo que habrá que realizar reglaje.
  • El resorte del pedal esté suelto y haya que ajustarlo.
  • El anillo de grafito esté gastado o flojo, así como también puede ser que la balinera esté agarrotada y debe ser sustituida.

 

Pedal duro

Al pisar el pedal éste se siente duro en algún momento. Las causas pueden ser:

  • Que la balinera esté incrustada en el conjunto de presión y habrá que sustituir el kit de embrague.
  • Que haya un defecto en el selector del embrague y entonces tiene que limpiarse, lubricarse o bien cambiarse.

A la hora de cambiar el embrague lo mejor es sustituir el kit completo. Resulta más rentable que por piezas sueltas, pues la nueva pieza puede generar mayor desgaste a las piezas existentes, las cuales al final habrá que cambiar.

Consejos para cuidar el embrague

Mejorar los hábitos de conducción como:

  • Evitar mantener el pie en el pedal o ligeramente pisado.
  • Usarlo para sostener el coche en las cuestas.
  • Realizar los cambios sin el embrague.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados