Elusión fiscal y evasión fiscal ¿Cuál es la diferencia?

Si tienes problemas para diferenciar entre el concepto de elusión fiscal y evasión fiscal, presta atención. Te explicamos las características y consecuencias de estas prácticas.

Elusión fiscal y evasión fiscal ¿Cuál es la diferencia?
El carácter legal de las acciones diferencia una práctica de otra.

Existe un conjunto de figuras legales que pueden ser bastante dañinas para el Estado y las arcas públicas, pero que difieren principalmente en su legalidad. Resulta muy sencillo confundir términos como los de la elusión fiscal y evasión fiscal, pero lo cierto es que corresponden a dos prácticas diferentes.

Por desgracia, las acciones fraudulentas se llevan a cabo de manera regular y con cierta impunidad, constituyendo uno de los principales problemas fiscales para la ciudadanía. Con objeto de conocer y poder actuar lo mejor posible ante este tipo de prácticas, vamos a ver la diferencia entre la elusión y la evasión fiscal.

¿Elusión fiscal y evasión fiscal, son lo mismo?

En primer lugar, el concepto de la elusión fiscal hace referencia a los vacíos legales existentes y cómo aprovecharlos. Esta práctica tiene como principal objetivo reducir al máximo el pago de los impuestos, pero dentro de los límites legales. Esta legalidad es la pieza clave para distinguir la elusión de la evasión.

Aunque los métodos utilizados puedan ser legítimos, los casos de elusión fiscal no están bien vistos, pues suelen aprovecharse de la ley para conseguir ventajas clave en materia tributaria. Una de las prácticas más comunes en las empresas que eluden impuestos es domiciliar la sede social en el extranjero, buscando países que tengan los impuestos más bajos que España.

Por otro lado, tenemos la evasión fiscal, una práctica que se vale de acciones en muchos casos ilegales con objeto de evitar el pago de la mayor parte de los impuestos, a veces en su totalidad. Al igual que con la elusión, el vacío legal es el principal aliado para las estrategias que tienen como misión ocultar los ingresos a la Administración Pública y Hacienda.

Gran parte de las operaciones fraudulentas que se dan a conocer, entran en el terreno de la evasión fiscal o de impuestos, siendo algunas de las prácticas más comunes la falsificación de las facturas o el incumplimiento de los plazos y el pago del IVA. Estas acciones resultan en infracciones muy graves con consecuencias penales.

Tal y como hemos visto, la diferencia más importante entre la elusión fiscal y evasión fiscal es el carácter legal de la primera práctica con respecto a la otra. Esto no excusa a las empresas y ciudadanos de buscar maneras poco éticas para evadir impuestos, y ante la duda, siempre es mejor consultar con expertos legales y conocer las consecuencias que conllevan las infracciones.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados