¿Cómo podemos elegir las tarjetas de crédito más baratas?

A la hora de contratar tarjetas de crédito debemos tener claro: para qué la vamos a utilizar, cual es el límite máximo de crédito al que podemos hacer frente y la forma de pago que más nos interesa.

 ¿Cómo podemos elegir las tarjetas de crédito más baratas?
Evita el pago aplazado de las tarjetas de crédito
  • Cada vez es más frecuente encontrar tarjetas de crédito gratis.

Las tarjetas de crédito son un producto de financiación y como tal, hasta hace nada estaban unidas a una serie de intereses y comisiones. Los clientes las contrataban y veían esos costes como algo normal. Pero ahora hemos tomado conciencia del ahorro, y pocas personas están dispuestas a pagar por el dinero de plástico.

Es por ello que cada vez es más frecuente encontrar tarjetas de crédito gratis. Pero para que lo barato no salga caro, lo mejor es usar los simuladores de tarjetas de crédito online. Gracias a ellos, podemos comparar características y elegir el que mejor se adapte a nuestro perfil. Para ello debemos tener claro:

1. Para qué vamos a utilizar la tarjeta principalmente.
2. Cual es el límite máximo de crédito al que podemos hacer frente.
3. La forma de pago que más nos interesa.


Hay tarjetas de crédito gratis


Si nuestro objetivo es elegir las tarjetas de crédito más baratas debemos fijarnos en una serie de características a tener en cuenta. 

1. El tipo de interés. Al igual que ocurre con el resto de productos de financiación, debemos fijarnos muy bien en la TAE que nos aplicarán. Cuanto más alta sea la Tasa Anual Efectiva o Equivalente (incluye los gastos y comisiones), más intereses pagaremos. 

2. La vinculación con el banco. En un mismo banco un cliente puede estar pagando por sus tarjetas mientras que para otro son gratis. ¿Por qué? Pues porque tiene una vinculación con la entidad mediante la contratación de algún producto (cuenta nómina, hipoteca, seguros, etc). No está de más estudiar esta posibilidad.

3. Las comisiones. Cuotas de apertura, de mantenimiento, intereses por cancelar el saldo pendiente... Si no tenemos cuidado, el banco puede menternos un montón de comisiones que, si negociamos, pueden quitarnos.

4. El límite. Si nuestra situación económica no es muy boyante, lo mejor es solicitar un límite de crédito bajo. De esta forma, no gastaremos más de lo que podamos permitirnos. Hay que tener en cuenta que los intereses por demora son muy altos (de más del 10%) y el impago puede acarrearnos una serie de problemas como la inclusión en listados de morosos o el embargo.

5. Las ventajas adicionales. Hay un montón de bancos que no cobran comisiones, por lo menos durante el primer año. Y además, ofrecen ventajas como la bonificación de compras (reembolso, puntos canjeables por regalos o vales descuento) y/o la devolución de un porcentaje del importe de los recibos. Algunos ejemplos:

  • Banco Popular. Sin comisiones durante el primer año, devuelve el 2% del importe de sus recibos de luz, gas, teléfono fijo, móvil e Internet. Eso sí, hay que domiciliar la nómina.
  • Evo Banco. Ofrece una tarjeta de crédito totalmente gratuita, sin comisiones, ni por emisión ni por mantenimiento, ni cuota anual, lo que la convierte en una de las más competitivas del mercado. Además, devuelve hasta el 1% de todas las compras efectuadas con ella. Sólo hay que abrir una cuenta inteligente (ya sea de ahorro o nómina). 
  • Citibank. La tarjeta Citi Oro es gratuita, no tiene cuota anual y no es necesario cambiar de banco.

El pago total de las tarjetas de crédito es más barato


Mención aparte merece la elección de la forma de pago. A la hora de cancelar la deuda, tenemos dos opciones de pago.

1. Total. Nos pasan el recibo al final de mes y liquidamos la deuda. Si elegimos esta modalidad, lo más seguro es que no paguemos por la tarjeta.

2. Aplazado. Compramos algo hoy pero lo pagamos en varios meses. Hay tarjetas de crédito que permiten poner una cantidad fija todos los meses o incluso que permiten pagar sólo un porcentaje de la deuda. Pueden parecer muy golosas, pero las comisiones pueden llegar a ser bastante altas, así que hay que tener cuidado. Ahora mismo hay tres tarjetas de crédito cuya TAE es bastante reducida en las compras a plazos, que son las que hacen que los intereses se disparen. 

  • Visa Oro de ING Direct. La TAE que aplica el banco holandés por las compras a plazo es del 15%, una tasa bastante razonable.
  • Evo Banco. En estos momentos está ofreciendo una TAE del 12,68% en pago aplazado.
  • Banco Sabadell. Con la Tarjeta Sin, y si ponemos las compras a pagar en tres meses, sólo nos impondrán una TAE del 4,65%.

Muchas de las tarjetas de crédito vienen por defecto con la modalidad de pago aplazado. Si realmente no necesitamos esta opción, será mucho más barato cambiarla por la de pago total.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados