¿Cómo puedo elegir las mejores cuentas remuneradas?

La rentabilidad, los plazos, las comisiones o los beneficios son cuestiones a tener en cuenta al contratar cuentas remuneradas

¿Cómo puedo elegir las mejores cuentas remuneradas?
Las cuentas remuneradas están pensadas para ahorrar
  • Una buena forma de elegir el producto que mejor se adapta a nosotros es usar los comparadores

Hace tiempo que venimos hablando de que el nuevo producto estrella de los bancos son las cuentas remuneradas. Ayer mismo pude constatarlo. Tuve que ir al banco a hacer unas gestiones y, mientras esperaba la cola, uno de los clientes pedía consejo sobre cómo invertir su dinero sin correr riesgos. 

Pues bien, rápidamente, la bancaria le aconsejó abrir una cuenta remunerada y le glosó todas las ventajas del producto. Cuando llegó a la rentabilidad le dijo con la boca superabierta que iba a conseguir una remuneración del 1%. “¿Sólo un 1%?”, me pregunté, y tuve que contenerme para no decirlo en alto. Nada más llegar a casa comprobé que efectivamente, las cuentas remuneradas de mi entidad sólo ofrecen un 1%TAE

Comparar las cuentas remuneradas para no equivocarse


No sé si el cliente contrató el producto o no pero, lo cierto, es que debería buscar otras alternativas. Es un clarísimo ejemplo de que siempre hay que comparar puesto que, por el mismo dinero, en bancos como Bankinter te dan un 5% TAE durante el primer año. 

Así que esta situación me ha animado a hacer una lista con todos los detalles que nos ayudarán a elegir las mejores cuentas remuneradas.

1. Comprobar si exigen un importe mínimo. La mayoría de los bancos no exigen una cantidad mínima. Pero puede que sí establezcan como requisito una nómina de una cierta cantidad.

2. Fijarse en la remuneración máxima. Normalmente no hay límite de capital a ingresar, pero sí hay que fijarse cual es la cantidad máxima de dinero que nos va dar rentabilidad.

3. Buscar la rentabilidad más alta. Hay que comparar la TAE (Tasa Anual Equivalente), pues es la que refleja exactamente la rentabilidad anual que vamos a obtener por nuestros ahorros. 

4. Preguntar por el plazo de máxima rentabilidad. Otra cuestión a tener muy en cuenta es durante cuánto tiempo vamos a obtener la remuneración máxima. Pongamos dos ejemplos:
  • Bankinter: Como ya hemos dicho, el banco ofrece un 5% durante el primer año. Después la rentabilidad baja al 2%.
  • ING Direct: La cuenta remunerada Naranja es una de las más populares en nuestro país. EL TAE es del 2,40% durante los 4 primeros meses y, a partir del quinto, baja al 1,20%. 
5. Evitar las comisiones. La mayoría de las cuentas remuneradas no conllevan gastos ni comisiones, pero no podemos fiarnos. Así que debemos preguntar por este aspecto.


Con las cuentas remuneradas podemos ahorrar


6. Elegir entre ahorro o cuenta corriente. Normalmente las cuentas remuneradas están pensadas como un producto de ahorro. Por tanto, no aceptan la domiciliación de recibos. Uno de los pocos bancos que ofrecen esta posibilidad es el Banco Sabadell.

7. Prueba a pedir otros beneficios adicionales. La devolución de un porcentaje de los recibos domiciliados, de las comprar realizadas con la tarjeta de crédito o de los repostajes en gasolineras son las ventajas más frecuentes que ofrecen los bancos. ¿Por qué no vamos a intentarlo?

También pueden ayudarnos mucho los comparadores online, como el de Mi Portal Financiero, que es muy sencillo de usar, fiable cien por cien y gratuito.

Para terminar, recordaremos una vez más que los bancos necesitan liquidez, así que estamos en el momento óptimo para lanzarnos a la caza y captura de las cuentas remuneradas más rentables.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados