Efectos depurativos de la infusión de jengibre: ¿cómo se hace?

Descubre las increíbles propiedades que la infusión de jengibre aporta a nuestro organismo, y aprende a prepararla en casa de la forma más fácil y rápida.

Efectos depurativos de la infusión de jengibre: ¿cómo se hace?
El jengibre nos ayuda a eliminar toxinas y mejora nuestro metabolismo


La infusión jengibre tiene numerosos beneficios, ya que además de ser un potente digestivo y antiinflamatorio, favorece el correcto funcionamiento de nuestro metabolismo y nos ayuda a fortalecer el sistema inmunitario.

Aunque en nuestro país hemos dado al jengibre un uso más bien gastronómico, el uso de esta planta en la medicina tradicional asiática se remonta más de 2.000 años atrás, debido en gran parte a sus cualidades digestivas y depurativas.

El jengibre es muy utilizado también como complemento en muchas dietas adelgazantes, ya que ayuda a activar el metabolismo y favorece los procesos intestinales.

Si tú también quieres comenzar a disfrutar de los numerosos beneficios de esta planta medicinal, nosotros te proponemos la manera más eficaz de hacerlo, con ayuda de una reconfortante infusión de jengibre. A continuación te enseñamos a prepararla.
 

Cómo preparar infusión de jengibre en casa


Existen muchas formas de consumir jengibre, una de las más habituales es en infusión, aunque también se puede consumir crudo, como aderezo o especia, confitado o en aceite.

A continuación vamos a ver paso a paso cómo elaborar una infusión de jengibre con limón, una infusión adelgazante, que además nos ayudará a potenciar sus propiedades depurativas, favoreciendo la eliminación de líquidos y toxinas.

Hay que tener en cuenta que lo ideal es no consumir más de 6 gramos de jengibre por día, ten en cuenta que un exceso de esta planta puede tener efectos adversos. Una buena opción puede ser beber una taza por las mañanas, para empezar bien el día, y otra taza antes de la cena.




Receta paso a paso: infusión de jengibre con limón


1. Lo primero que debemos hacer para comenzar a preparar nuestra infusión es pelar y cortar la raíz del jengibre en finas rodajas. Ten en cuenta que debes calcular unas o dos rodaja por cada taza.

2. Lavamos el jengibre y ponemos a hervir unas tres tazas de agua en una tetera o en un cazo. Si lo prefieres también puedes hacer más cantidad para embotellarlo y guardarlo en el frigorífico.

3. Justo antes de que el agua alcance el punto de ebullición, añadimos las rodajas de jengibre y dejamos cocinar un par de minutos más.

4. Apagamos el fuego, tapamos la infusión y dejamos reposar durante aproximadamente 10-15 minutos para que el jengibre desprenda toda su esencia y propiedades.

5. Después, añadimos un poco de zumo de limón natural, colamos nuestra infusión para evitar encontrarnos con pedazos de raíz, y servimos. Si lo prefieres también puedes endulzar tu infusión con un poquito de miel, el resultado es más suave y sabroso.


Como ves, preparar una infusión de jengibre es muy sencillo y no requiere de mucho tiempo, además puedes consumirla caliente o fría, para entrar en calor en invierno o para refrescarte durante el verano.
 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados