Economía sumergida, sanciones para autónomos que no se dan de alta

Los bajos ingresos que a menudo tienen los autónomos hace que en algunos casos estos no se den de alta, lo que conlleva sanciones económicas.

Economía sumergida, sanciones para autónomos que no se dan de alta
La sanción por facturar sin alta en el IAE va de 300 € a 3.000 €

El problema de la economía sumergida en España es muy difícil de constatar en datos exactos, aunque la estimación es de un porcentaje que se encuentra entre el 20 % y el 25% del Producto Interior Bruto. Así aparece en el último informe realizado por Gethsa en 2014, donde también se habla de 250 millones de euros en dinero negro.

El impago por parte de los autónomos de su cuota correspondiente y el fraude fiscal son los protagonistas de ésta situación. Respecto a la cuota de autónomos, parece que todo el mundo está de acuerdo en lo injusta que es, pero no termina de solucionarse. Los 267,03 euros de importe a pagar todos los meses superan a menudo los ingresos obtenidos por muchos de los autónomos, lo que hace que dejen de pagar dichas cuotas.

La lógica dice que lo que habría que tener es una cuota progresiva, en función de la facturación, como en muchos países de Europa más avanzados que España. De esta manera aumentaría el número de emprendedores, los cuales no pondrían pegas a pagar más por ganar más. Está claro que las bonificaciones temporales de la cuota de autónomos tan sólo son un parche que no resuelve el problema.

 

Sanciones que sufren los autónomos

 

Para la Seguridad Social es obligatorio que toda persona que realice una actividad profesional de manera habitual, en la que obtenga beneficio económico y dicha actividad no esté sometida a un contrato de trabajo, tendrá que darse de alta en el RETA, el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos.

Entonces toca pagar la cuota pertinente, sin que se tenga en cuenta en ningún momento los ingresos o volumen de facturación del trabajador. Y claro, los malos números obtenidos por muchos de estos trabajadores propician la economía sumergida.

En el caso de que la Agencia Tributaria pille al autónomo facturando sin estar dado de alta en el IAE, que es el Impuesto de Actividades Económicas, la infracción será grave y llevará una sanción económica de entre 300 euros y 3.000 euros.

Cuando los autónomos se dan de alta tanto en Hacienda como en la Seguridad Social pero evita o se demora en el pago de la cuota correspondiente, ésta sufrirá un recargo del 20%.

Al menos, la nueva ley sobre autónomos que se está tramitando pretende hacer progresiva dicha penalización, conforme pasa el tiempo.

Así, los autónomos morosos sufrirían sólo un 3% de recargo de la deuda si se pagan las cuotas debidas dentro del mes posterior al vencimiento del plazo establecido.

El 5% de recargo si se pagan las cuotas debidas dentro del segundo mes posterior al vencimiento del plazo establecido.

Recargo del 10% cuando el abono de las cuotas se produce dentro del tercer posterior al vencimiento del plazo establecido.

Por último, a partir del tercer mes posterior al vencimiento del plazo reglamentario, el recargo será del 20%.

Confiemos en que la nueva ley de autónomos que se está tramitando beneficie definitivamente a este tipo de trabajadores y se reduzca o desaparezca definitivamente la economía sumergida.

 

También te puede interesar:

 

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados