Economía colaborativa explicada, la usas pero ¿sabes qué es?

Economía colaborativa, una manera de intercambiar servicios o bienes entre iguales, tanto con contraprestación económica como sin ella.

Economía colaborativa explicada, la usas pero ¿sabes qué es?
BlaBlaCar o Airbnb son algunos ejemplos

Existe un cierto sector de la sociedad que cree que todo lo relacionado con la modernidad y tecnología es malo. Típico en cualquier época en la que el progreso provoca inquietud por su rápido avance tecnológico. Sin embargo, no todo es malo y estos avances sirven también para crear diversas formas de prestar servicios. La economía colaborativa se beneficia de estas mejoras para su funcionamiento.

En los últimos tiempos exitosas empresas identificadas con este concepto han irrumpido en el mercado poniendo patas arriba el concepto tradicional de la comercialización de productos y servicios. Star ups como Airbnb, especializada en el alquiler de viviendas o BlaBlaCar, encargada la gestión de viajes en coches compartidos, se han hecho un hueco entre los gustos de los consumidores.

Pero no hay que confundir la economía colaborativa con empresas que se dedican a la economía bajo demanda o economía de acceso, en la cual, entre los usuarios surge una relación comercial. Utilizan una plataforma digital como intermediaria entre profesionales y consumidores, siempre que dicho servicio se adapte a las necesidades de dichos consumidores. Lo normal es que haya entonces contraprestación económica. Un ejemplo de este tipo sería UberX.

Economía colaborativa

Se trata de un modelo en el que, gracias a una plataforma digital que actúa a modo de intermediario, se facilita el intercambio de bienes o recursos entre iguales, con o sin contraprestación económica. Estos iguales pueden ser particulares entre sí, empresas entre sí, o bien entre particulares y empresas. Los ejemplos más claros son Airbnb, BlaBlaCar o eBay.

El éxito de estas empresas mencionadas es la facilidad y rapidez de poder disponer de servicios o bienes gracias plataformas digitales que suponen un gran ahorro de gestión frente a la infraestructura de empresas tradicionales de un sector parecido.

Para tener claro una gestión bajo el concepto de economía colaborativa habrá que conseguir delimitar cuál es el papel del usuario al realizar su actividad dentro de la plataforma. Es decir, cuándo pasa de particular a profesional en función de la regularidad o carácter habitual de la actividad, o bien si ésta obtiene contraprestación económica o bien no tiene ningún ánimo de lucro.

El concepto de economía colaborativa se está fragmentando cada día más. Así hay quien solo consideran este tipo de economía al modelo de actuación entre particulares, mientras que están los que consideran que la llamada economía de acceso o bajo demanda se puede englobar también dentro del ámbito de la economía colaborativa.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados