Donación en vida a un solo hijo: 5 factores a tener en cuenta

¿Estás pensando en realizar una donación en vida a un solo hijo? Conoce aquí todo lo que necesitas saber sobre este tipo de donaciones y sus limitaciones.

Donación en vida a un solo hijo: 5 factores a tener en cuenta
Es posible adelantar parte de la herencia a través de una donación

¿Quieres ayudar a tu hijo a pasar por un bache ecónomico? ¿Contribuir de alguna forma con sus gastos o transmitirle la propiedad de una vivienda?

Muchas son las situaciones en las que nos podemos ver empujados a ayudar a uno de nuestros hijos, sin embargo, la donación en vida a un solo hijo tiene una serie de restricciones y consecuencias fiscales.

Además, si no estamos debidamente informados, esto puede generar problemas futuros al hijo donatario y su participación en la herencia.

Hay que tener en cuenta que una donación en vida se entiende como la entrega de un anticipo de la herencia, a no ser que a la hora de realizar la transmisión el donante indique lo contrario.

A continuación vamos a ver los aspectos más importantes a tener en cuenta en el momento de realizar una donación en vida a un solo hijo.


5 factores a tener en cuenta en una donación en vida a un solo hijo


1. Límites de las donaciones

Ya sea que vayamos a hacer una donación en vida a un solo hijo o a varios, es importante tener en cuenta que existen una serie de limitaciones establecidas en el Código Civil.

Por Ley, no se pueden donar bienes futuros, tan sólo aquellos que se tengan en propiedad en el momento de la donación, y tampoco se puede dar ni recibir más de lo que se podría dar o recibir por testamento.



2. Derecho legítimo de los herederos forzosos

Hay que tener en cuenta que la herencia se divide en tres tercios: la legítima, que está reservada a los herederos forzosos; el tercio de mejora; y la de libre disposición.

Si un padre decide realizar una donación en vida a un solo hijo, el bien recibido, ya sea dinero o un bien inmueble, será descontado en el momento de repartir el total de la herencia.

Es decir, que si se dona a un solo hijo, tras el fallecimiento del padre, éste deberá aportar a la herencia el valor recibido, salvo que el donante haya indicado lo contrario.



3. Donación mediante escritura pública

La donación en vida de inmuebles siempre requiere de escritura pública ante notario, sin embargo, es recomendable hacerlo en todos las situaciones, se trate o no de un bien inmueble, para evitar posibles problemas legales en el futuro.

Además también conviene que en el mismo documento conste la aceptación por parte del hijo, puesto que la aceptación en un requisito indispensable en una donación.



4. Riesgos de realizar una escritura de compraventa

En muchas ocasiones se utilizaba la donación simulada bajo la forma de compraventa, sin embargo, en estos casos el notario tiene que comprobar los pagos y es necesaria una escritura válida de compraventa.

Además hay que tener en cuenta que al realizar una donación simulada como compraventa se estaría perjudicando a resto de los hijos, y no sería posible una reversión de lo donado.



5. Repercusiones fiscales

No podemos olvidarnos de las consecuencias fiscales, tanto para el donante como para el donatario a la hora de realizar una donación en vida, ya que no están exentos de pagar impuestos.

El donatario, en este caso el hijo, es el responsable de abonar el denominado impuesto de donaciones, que oscila entre un 7% y un 34%, según la Comunidad Autónoma en la que resida y el valor de los bienes donados.

Recuerda que si vas a realizar una donación en vida a un solo hijo conviene acudir a un notario y, en el caso que surja cualquier duda, buscar asesoramiento profesional para evitar problemas futuros.
 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados