Divorcio o separación: ¿para qué vale cada uno?

¿Divorcio o Separación? Conoce para qué sirve cada uno, qué implicaciones tienen y cuáles son las medidas que deben adoptarse en cada proceso.

Divorcio o separación: ¿para qué vale cada uno?
Para su solicitud deben haber transcurrido un mínimo de tres meses desde el matrimonio

En el momento en que queremos romper con nuestra relación matrimonial podemos optar por dos opciones, divorcio o separación.

Estos dos conceptos a menudo suelen confundirse, pero hay que tener en cuenta que legalmente son totalmente diferentes, por lo que conviene conocer bien ambos términos.

A continuación te contamos cuáles son las principales diferencias entre ambos, para que así puedas elegir entre divorcio o separación, conociendo cuál es la opción que se ajusta mejor a tu situación.

 

DIVORCIO O SEPARACIÓN: ¿PARA QUÉ VALE CADA UNO?


 

El divorcio y la separación guardan algunas similitudes, sobre todo en lo que se refiere al procedimiento judicial. Sin embargo, las consecuencias jurídicas son completamente distintas. Si tienes dudas a la hora de elegir entre divorcio o separación, es importante que conozcas bien la definición jurídica de ambos términos.
 


Separación


La separación matrimonial supone la suspensión de la relación de convivencia entre ambos cónyuges. Pero ésta no disuelve el vínculo matrimonial, por lo que ambos cónyuges continuaran casados y no podrán volver a contraer matrimonio. Sin embargo, la sentencia de separación sí supone la independencia económica de ambos cónyuges.

Existe la posibilidad de una reconciliación matrimonial tras la sentencia de separación. En este caso, el régimen económico que se establecerá será el de separación de bienes, a no ser que ambas partes decidan, a través de las capitulaciones matrimoniales, establecer otro régimen.

La separación, al igual que el divorcio, supone un proceso judicial con su correspondiente sentencia. Sin embargo, existe otro concepto parecido con el que pueden haber confusión, es la separación de hecho. Este tipo de separación no tiene consecuencias jurídicas, simplemente deriva de la decisión de ambas partes para cesar la convivencia matrimonial.
 


Divorcio


El divorcio supone la disolución total y legal del vínculo matrimonial, por lo que ambos cónyuges podrán contraer de nuevo matrimonio con otra persona.

Esto supone consecuencias jurídicas automáticas desde el momento en que se dicta la sentencia, ya que ésta exime a ambos cónyuges de los deberes recíprocos del matrimonio, y retira el derecho legítimo de un cónyuge sobre la herencia del otro.
 


¿Qué tienen en común divorcio y separación?


Tanto la el divorcio como la separación están regulados por el Código Civil, y para solicitar una de las sentencias no es necesario alegar ninguna causa, basta con el deseo de uno o ambos cónyuges de cesar la relación. Eso sí, debe ser una vez transcurridos un mínimo tres meses desde la fecha del matrimonio.

Este plazo no será necesario cumplirlo en el caso de que se pueda demostrar la existencia de riesgo para la vida, la libertad, y la integridad física y moral de cualquiera de los cónyuges o de los hijos de ambos.

Tanto la separación como el divorcio suponen la regulación de las siguientes medidas:
 

  • Uso de la vivienda familiar.
 
  • Pensión regulada en el artículo 1438 Código Civil en el régimen de separación de bienes.
 
  • Pensión compensatoria.
 
  • Patria Potestad, Guarda y Custodia de los hijos menores.
 
  • Régimen de visitas, Comunicaciones y Pensión de alimentos a favor de los hijos.
 
  • Contribución a las cargas del matrimonio.

 

Debes tener en cuenta que ambas sentencias, sea divorcio o separación, implican automáticamente la disolución del régimen económico matrimonial y, posteriormente, se llevará a cabo la correspondiente liquidación de los bienes matrimoniales.


También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados