Diversificación ¿En qué consiste esta táctica de inversión?

¿Estás pensando en invertir? La diversificación es una gran estrategia a la hora de conseguir beneficios de los activos financieros, así que presta atención a sus conceptos básicos.

Diversificación ¿En qué consiste esta táctica de inversión?
Reduce el riesgo de tus inversiones al diversificar los activos

Existen numerosas estrategias a seguir cuando se desea realizar una inversión, pero no siempre se escogen los métodos adecuados para cada caso concreto. Uno de los errores más comunes consiste en invertir la totalidad de un capital en la compra de acciones apostando por una sola empresa, sin tener en cuenta otras opciones.

En vez de depender de una sola empresa, se obtendrán mejores resultados si se proyectan diferentes objetivos financieros. Esta estrategia se llama diversificación y su función principal es la de reducir el riesgo de las inversiones, comprando activos distintos. Para saber más, te explicamos los conceptos básicos para optar por esta medida financiera.

¿En qué consiste la diversificación?

La diversificación es una táctica muy extendida en el ámbito de las inversiones financieras, siendo una de las opciones más efectivas a la hora de lograr el éxito en la compra de activos. En líneas generales, diversificar es distribuir la inversión en grupos distintos de activos, reduciendo de esta manera el riesgo de perder la mayor parte del capital.

Al estar en juego la rentabilidad, las apuestas van ligadas al destino de la empresa escogida, por lo que, siguiendo una estrategia de diversificación, no solo se escogen empresas diferentes, sino que también se miran que sus características varíen, como el país de origen, el horizonte temporal, los riesgos y el sector al que pertenecen.

Es importante destacar que los beneficios de la diversificación son más grandes a medida que se incorporan distintos tipos de activos, por lo que no solo se tienen en cuenta los bonos y las acciones, sino también las materias primas, los bienes raíces o los activos de tipo fijo. Al combinar todos estos elementos, se consigue una reducción del riesgo en el portafolio de inversión.

Dividir la inversión en distintas categorías

Como hemos explicado en el apartado anterior, la clave de la diversificación se encuentra en apostar por distintos activos financieros de todo tipo. Al dividir la inversión entre las diferentes categorías del mercado se pueden compensar en gran medida los riesgos, por eso se deben tener en cuenta los siguientes factores:

  • Los sectores: cuando se producen cambios económicos entre los sectores suelen afectar a todas las compañías relacionadas con el producto en concreto, ya sea para bien o para mal. Es conveniente invertir diversificando en distintos sectores.
  • La localización geográfica: cada país vive una situación política y financiera distinta, por lo que se debe apostar por varios lugares en vez de uno en concreto, de este modo se reduce el riesgo de pérdidas si se producen cambios y eventualidades en el sistema.
  • Los tipos de rentabilidad: apostando por distintos factores de liquidez y rentabilidad, además de por una combinación de rentas fijas y variables, se reducirá el nivel de riesgos en gran medida.

Gracias a la diversificación es más fácil sacar beneficios seguros tras la inversión de un capital, por lo que es muy conveniente que tengas en cuenta esta táctica a partir de ahora de cara al futuro. En última instancia, las posibilidades a la hora de diversificar dependerán en gran medida de la capacidad económica del inversor, por eso los fondos de inversión están cobrando popularidad ya que invierten por si solos en diferentes valores.

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados


Additionally, paste this code immediately after the opening tag: