Diferencias entre formación subvencionada y bonificada

Las empresas tienen la obligación de formar a sus trabajadores en el trascurso de su vida laboral. Descubre las principales diferencias entre la formación subvencionada y la bonificada.

Diferencias entre formación subvencionada y bonificada
¿A qué tipo de formación puedes acceder? ¿Subvencionada o bonificada? Descúbrelo.

Las empresas tienen la obligación de formar a sus trabajadores en el trascurso de su vida laboral. Toda empresa que cotiza por sus trabajadores cuentan con un crédito de formación anual fijo que depende tanto de la plantilla de los trabajadores como del importe de lo cotizado por la empresa. Ese crédito de formación debe invertirse en los empleados y en su formación.

Pueden formarse a través de cursos que eligan los trabajadores en caso de bonificada o que los eliga la empresa en caso de subvencionada. Te explicamos las diferencias que existen entre la formación subvencionada y la bonificada y cual esa la que puedes aplicar, teniendo en cuenta tus circunstancias.
 

¿En qué se diferencian la formación subvencionada de la bonificada?



Formación bonificada


La formación bonificada es conocida como formación programada y es exclusiva para trabajadores.
Las empresas cuentan con un crédito de formación que depende tanto de la plantilla media de la empresa, como del valor que tanto la empresa como los trabajadores hayan cotizado en concepto de Formación Profesional durante el año anterior.

Estos créditos nunca son acumulables, por lo que tienen que gastarse en el año natural que reciben la ayuda. Es la empresa quien paga estas formaciones pudiendo recuperar la inversión a través de seguros sociales que paga por sus trabajadores. La empresa subvenciona un porcentaje de esta formación.
 
Independientemente del número medio de plantilla o de lo cotizado, todas las empresas disponen de un crédito mínimo anual de 420 euros para la formación bonificada. Las empresas de nueva creación además de esos 420 euros cuentan con 65 euros por trabajador. El organismo que se encarga de la gestión de la bonificación es la Fundación Tripartita.
 
Podrán beneficiarse de esta ayuda los trabajadores que coticen a la Seguridad Social en empresas privadas o contratados por autónomos, no pudiendo disfrutar de esta formación los funcionarios o autónomos, así como cualquier trabajador de organismo público. La empresa gestiona y decide los cursos que el trabajador puede realizar, de forma presencial u online.
 


Formación subvencionada

 
La formación subvencionada no depende de la empresa si no de ti mismo, por lo que puedes acceder tanto si eres autónomo, como si trabajas por cuenta ajena o estás desempleado.

Tú eliges el curso que quieras realizar aunque por regla genreal están sujetos a unos requisitos de acceso, que los marcan las entidades que financian los cursos (SEPE, Fundación Tripartita o entidades autonómicas).
 
En la formación subvencionada la financiación es 100% pública y además existen diferentes modalidades: presencial, online y a distancia. Tradicionalmente este tipo de formaciones están gestionados por agentes sociales.
 
Por lo tanto, sólo tienes que saber qué curso vas a realizar y si la formación subvencionada o la bonificada es la que se aplica en tu caso.


También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados