7 diferencias entre crédito y préstamo

Descubre cuáles son las diferencias más significativas que existen entre crédito y préstamo. Muchos piensan que son lo mismo, pero no es así.

7 diferencias entre crédito y préstamo
Un crédito y un préstamo no son lo mismo

Probablemente, ya habréis cometido el error en alguna ocasión de confundir los términos “crédito” y “préstamo”. No son pocas las personas que utilizan ambos términos sin distinción alguna para solicitar uno u otro.

Aunque son productos financieros bastante similares en algunos puntos, hay diferencias entre crédito y préstamo que hay que tener en cuenta, especialmente cuando se necesita dinero. Elegir uno cuando la mejor opción era el otro puede significar un problema en un futuro próximo, o no dejarnos satisfechos.

La definición de cada término, la disponibilidad del dinero, los intereses, la duración, las cantidades, la flexibilidad y la solicitud uno u otro son las principales diferencias. A partir de ahora, nunca más vas a tener problemas o confusiones con los respectivos términos.

Diferencias entre crédito y préstamo que tal vez no conocías

pedir-credito-prestamo

¿Qué es un crédito y qué es un préstamo?

Aunque no puede parecerlo, las diferencias entre crédito y préstamo pueden notarse desde la propia definición de ambos términos:

  • Un crédito es una cantidad fija que una entidad pone a disposición de un cliente para que este disponga de ella dependiendo de sus necesidades.
  • Un préstamo consiste en la entrega de una cantidad de dinero de una entidad o persona a otra, con la condición de que al final de un plazo se devuelva dicha cantidad con intereses.

¿Empiezas a notar algunas diferencias? Vamos a analizar las más notables a continuación.

La disponibilidad del dinero

La disponibilidad del capital es una de las primeras y más notables diferencias entre crédito y préstamo. La definición de ambos términos lo deja totalmente claro.

En un préstamo, la entidad bancaria pone a nuestra disposición una cantidad al inicio de la obligación, de tal modo que resulta necesario reembolsar dicha cantidad junto con unos intereses y comisiones pactados entre las partes y en un plazo también acordado.

Mientras tanto, en un crédito, el capital será entregado gradualmente en una cuenta de crédito, dependiendo de nuestras necesidades, disponiendo de más dinero a medida que lo reembolsamos, siempre sin pasarnos del límite.

Los intereses

En los créditos, únicamente pagamos intereses por el dinero que efectivamente hemos dispuesto; en los préstamos se pagan intereses sobre el total del capital prestado.

Sin embargo, el tipo de interés suele ser más alto en los créditos que en los préstamos.

La duración

Es otra de las diferencias evidentes entre crédito y préstamo que a veces se pasan por alto.

Los créditos suelen ser operaciones utilizadas para corto plazo y una necesidad puntual, mientras que los préstamos se utilizan para operaciones más duraderas pudiendo ser amortizado en cuotas regulares: mensual, trimestral o semestral.

El más utilizado suele ser el régimen de cuotas mensual.

Las cantidades

Es probablemente una de las diferencias entre crédito y préstamo más importantes para el solicitante. En un préstamo se suelen otorgar cantidades de dinero más grandes que en un crédito.

La flexibilidad

Otra de las diferencias entre crédito y préstamo que definitivamente necesitas conocer es la finalidad de ambos productos financieros. Específicamente, los primeros son más flexibles que los segundos.

En los créditos no solo puedes disponer del dinero al ritmo que necesites, también pueden ser renovados y ampliados, tantas veces como queramos y necesitemos, sin pasarnos del límite fijado por la entidad.

Mientras tanto, al ser una obligación finita, los préstamos no pueden ser ni renovados ni ampliados. Si queremos continuar disfrutando de sus condiciones, tenemos que efectuar un nuevo contrato.

La solicitud de uno y otro


¿Quiénes solicitan cada uno?

Los préstamos son solicitados mayoritariamente por particulares para financiar un bien y/o servicio de consumo como: una casa, un coche, unas vacaciones, estudios, salud, entre otros.

Los créditos, son en su mayoría utilizados por empresas, para financiar una actividad empresarial o afrontar periodos en los que necesitan de liquidez.

¿Cómo se solicita cada uno?

En estos últimos años, los préstamos se han vuelto más fáciles de solicitar. Los requisitos suelen ser menos exigentes y el proceso suele ser más rápido.

En cambio, los créditos siguen siendo un producto financiero cuya adjudicación implica un proceso más largo, más documentos a presentar y un mejor historial.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados