Deuda que nunca deberías comprar, bonos basura

Si alguna vez te has planteado comprar deuda con los llamados "bonos basura", te recomendamos que leas este artículo y lo pienses dos veces, pues esconden también muchos riesgos.

Deuda que nunca deberías comprar, bonos basura
El alto riesgo que implican suele acabar en fracaso

Una de las consecuencias principales de los tipos de interés bajos tiene que ver con las entidades financieras, que no son proclives a pagar grandes cantidades por los ahorros de sus clientes. Esto acarrea en cierto modo el desplome de algunos depósitos y promociones que ofrecían ante todo una gran rentabilidad.

Ante esta situación, muchas personas optan por buscar soluciones alternativas para seguir con la dinámica del ahorro y los fondos de inversión, especialmente durante el tiempo que dure la crisis financiera. Es aquí donde entra en juego la compra de un tipo de deuda que conlleva muchos riesgos, los llamados bonos basura.

¿Cuáles son las características del bono basura?

Los bonos basura tienen su origen en los Estados Unidos, donde se hizo muy popular entre inversores y empresarios el comprar compañías que pasaban por un mal momento financiero, pero que en cambio poseían un gran patrimonio. Los “Junk Bonds” (como se conoce a los bonos basura en inglés) servían para que los nuevos compradores se hicieran con el control de las compañías en bancarrota pagando los intereses.

Así pues, un bono basura es todo aquel emitido por entidades de poco renombre que expone a los inversores a riesgos bastante serios, como la suspensión de los pagos y el carácter volátil del mercado financiero. La mayor ventaja del bono basura es su rentabilidad, con intereses elevados que llaman mucho la atención pero que en la mayoría de los casos llevan al fracaso del comprador de este tipo de deuda.

Para valorar los distintos niveles de riesgo que existen, agencias como Moody’s y Fitch o Standard & Poor’s se encargan de hacer las clasificaciones pertinentes. Utilizan un sistema propio para nombrar los distintos niveles de riesgo, siendo los bonos basura calificados como “BB+”, y las mejores inversiones con la letra “A”.

El riesgo de comprar bonos basura

La altísima rentabilidad de estos bonos lleva a muchos inversores a caer en la trampa, pero se desaconseja rotundamente poner mucho capital en estas operaciones. Su gran tasa de riesgo conlleva el fracaso en la mayoría de las ocasiones, por lo que solo los más experimentados llegan a cosechar algún éxito, siempre optando por invertir en pequeñas cantidades.

Por otro lado, la inmensa mayoría de los fondos de pensiones e inversión tienen tajantemente prohibido invertir en bonos basura, de ahí que el rating de las agencias antes citadas sea tan importante a la hora de clasificar los riesgos. Una alternativa segura pero sin la rentabilidad disparatada de los bonos basura, son los bonos del Estado, con los que no se corren riesgos por el peligro de la quiebra.

Ahora que conoces un poco más a fondo el concepto del bono basura, sabrás el peligro real que conlleva invertir en este tipo de deuda. Mientras el Euribor siga de capa caída surgen muchas formas de ahorrar dinero, por lo que no merece la pena embarcarse en una empresa tan peligrosa, mucho menos si no se cuenta con el asesoramiento de los profesionales del sector.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados