Qué es un despido disciplinario

En el siguiente artículo definimos claramente en qué consiste el despido disciplinario, cómo se llega a él y cómo puede actuar el trabajador ante esta situación.

 

Qué es un despido disciplinario
Es una de las formas de despido más complejas

Seas jefe o empleado, si te interesa o necesitas saber más sobre el despido disciplinario, no puedes dejar de leer este artículo que hemos preparado para ti.

Aquí podrás aclarar cualquier duda posible que puedas llegar a tener sobre el tema.

Un despido disciplinario es una situación laboral muy complicada y de extrema gravedad.

Si deseas saber todo sobre esta sanción, sigue leyendo.
 

¿Qué es un despido disciplinario?

Es la máxima sanción más grave que se puede llegar a aplicar en casos en los que un trabajador comete una falta lo suficientemente grave, y es consciente de ello.

Entre las mismas se consideran las siguientes:
  • Abusar de confianza, cometer fraude o engañar mal intencionadamente a la empresa.
  • Acosar a otro trabajador, sea cual sea la razón: sexual, racial, religiosa, etc.
  • Agredir verbalmente a otros trabajadores, estén o no en un rango jerárquico superior.
  • Desobedecer las órdenes de los superiores.
  • Disminuir voluntariamente el rendimiento en el trabajo.
  • Estar en el puesto de trabajo bajo los efectos del alcohol o las drogas.
  • Faltas continuamente al trabajo o llegar tarde en repetidas ocasiones.
  • Incumplir el contrato de trabajo.
 

¿Cuáles son los requisitos para que sea válido?

 
Para que se produzca un despido disciplinario deben cumplirse los siguientes requisitos estipulados en el Estatuto de los Trabajadores:

-Si el despido se debe a una acumulación de faltas leves y/o graves, las respectivas sanciones deben haber sido notificadas por escrito en su momento al trabajador con las fechas y los motivos correspondientes.

De esta manera la empresa podrá demostrar los hechos en caso de que el trabajador inicie un pleito legal.

-Debe haberse cumplido el plazo para imponer la sanción: 60 días después de una falta cometida, si esta es muy grave.

-Cuando se vaya a proceder al despido, debe hacerse a través de una carta en la que se especifican tanto los motivos como la fecha a partir de la cual se hace efectivo.


¿Cómo se soluciona un despido disciplinario?


El trabajador siempre podrá tratar de impugnar legalmente la validez del despido disciplinario en un plazo no mayor a 20 días a partir de la fecha especificada en la carta de despido.

Esa que determina a partir de cuando la persona afectada pasa a estar en situación de desempleo.

El despido puede ser declarado como procedente, improcedente o nulo. La diferencia es la siguiente:
 
  • Procedente: se hizo con causa justa y tras cumplir todos los requisitos. 
 
  • Improcedente: el despido se hizo efectivo incumpliendo los requisitos establecidos o sin estar justificadas como se debe.
 
  • Nulo: las causas que originan el despido violan derechos elementales del trabajador.

En casos en los que el despido no es procedente, las soluciones pasan por la readmisión o la indemnización del empleado afectado.

Si se decide la readmisión del empleado, ésta debe ser en las mismas condiciones que existían previas al despido y con el respectivo pago de los salarios que dejó de percibir durante el pleito.

Ahora, si una de las partes rechaza la posibilidad anterior, la solución es indemnizar al empleado bajo los siguientes términos.
 
  • Si el inicio de la relación laboral es posterior a Febrero del 2012, se pagarán 33 días por año con un máximo de 24 mensualidades.
 
  • Si la relación laboral empezó antes de Febrero del 2012, se abonarán 45 días por año con un máximo de 42 mensualidades.
 
  • En casos que involucren indemnizaciones por daños y perjuicios, el monto puede variar dependiendo de cada caso en específico.


 

También te puede interesar:
   
 
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados