Declaración de la renta ¿Puedo desgravar las cestas de Navidad?

Declaración de la renta, el momento de buscar todos aquellos conceptos que permitan ahorrarnos algo, como puede ser las cestas de Navidad.

Declaración de la renta ¿Puedo desgravar las cestas de Navidad?
Las cenas y los regalos de Navidad tributan

La Navidad, a nivel empresarial, implica una época en la que normalmente se produce un aumento de ventas, según al sector en que nos dediquemos, claro. Y junto a estas fechas van unidas también las cenas de empresa, aquellas en las que, los muchos o pocos empleados de la misma, nunca tienen ganas de ir pero que al final terminan la noche con la corbata en la frente y bailando los pajaritos en estado lamentable.
Lo que hay que tener en cuenta es que en la declaración de la renta, tanto el gasto que supone la cena, como el de las cestas de Navidad que se regalan a trabajadores o determinados clientes o proveedores, pueden desgravarse.

 

Desgravación de las cestas de Navidad en la declaración de la renta

 

Esta desgravación dependerá del tipo de impuesto al que nos estemos refiriendo. Veamos cuales.

Impuesto del IRPF

 

Según la normativa española, los gastos vinculados a las relaciones públicas con proveedores y clientes que se repitan a lo largo del tiempo sirven para desgravar en la declaración de la renta.
Así, la típica cesta de Navidad que se regala todos los años a un proveedor o cliente concreto, lo mismo que las cenas con ellos durante estas fiestas, se pueden incluir en la declaración de la renta como conceptos desgravables.

Impuesto de Sociedades

En el caso de que en lugar de autónomo se tenga una Pyme (Pequeña y Mediana Empresa), la cesta de Navidad se podrá desgravar en el Impuesto de Sociedades. Deberá para ello cumplir los mismos requisitos que en el impuesto del IRPF, es decir, que constituyan una costumbre de la empresa al repetirse con los mismos clientes y proveedores a lo largo del tiempo.

 

Impuesto sobre el Valor Añadido

 

En el IVA la cosa resulta diferente. La normativa indica que aquellos bienes y servicios que se destinan como atenciones a asalariados, clientes u otras personas, no son deducibles. Sólo lo serán las muestras gratuitas así como los objetos publicitarios que no tengan un importe superior a los 90,15 euros. Así que si la cesta está valorada en menos de esa cantidad, se puede deducir el IVA de las mismas.

En cuanto a los empleados, es muy habitual que las empresas regalen a sus trabajadores cestas de Navidad al final del año. Lo que hay que tener en cuenta es que aunque son regalos, también tributan, al ser considerados retribuciones en especie no exentas.

El regalo irá acompañado de su retención e ingreso a cuenta en Hacienda, al igual que el valor de la cesta, que se estimará según los precios del mercado, aparecerá en la nómina del trabajador y se incluirá en la declaración de la renta que corresponda.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados