Depósitos a corto plazo o cuentas remuneradas. ¿Qué es más rentable?

¿Son más rentables las cuentas remuneradas o los depósitos a corto plazo? Para descubrirlo vamos a fijarnos en cuatro criterios: rentabilidad, beneficios, retirada de efectivo y retenciones.

Depósitos a corto plazo o cuentas remuneradas. ¿Qué es más rentable?
Las cuentas remuneradas ofrecen más intereses y beneficios adicionales

 
Bueno, rentable y seguro. Los ahorradores buscan estas tres características a la hora de elegir un producto para invertir su dinero.

Por eso acaban decantándose por contratar cuentas remuneradas o depósitos a plazo. Hay personas que lo tienen muy claro, pero otras no saben por cuál de ellos decidirse.

¿Son más rentables las cuentas remuneradas o los depósitos a corto plazo? Es la pregunta del millón, y para contestarla lo mejor es hacer una comparativa.

Para ello vamos a fijarnos en cuatro criterios: rentabilidad, beneficios, retirada de efectivo y retenciones.


 

1. La rentabilidad de las cuentas remuneradas


Aquí hay que tener en cuenta que los depósitos han acatado más a rajatabla los límites impuestos en su día por el Banco de España. Ya en los últimos años era difícil encontrar depósitos a corto plazo que superasen el 3% de rentabilidad. Y ahora, con la caída del precio del dinero, aún menos. 

Si tenemos en cuenta los mejores depósitos a corto plazo que hay ahora mismo, vemos que la rentabilidad más alta apenas supera el 1% (la media está en el 0,22%). Hay alguna excepción, como el 2% TAE que ofrece el Depósito Self de Self Bank a 3 meses.

Sin embargo, y aunque los intereses tampoco es que sean como para tirar cohetes, las cuentas remuneradas más rentables del mercado elevan la remuneración algunos puntos. Es el caso del 5% TAE de la Cuenta Nómina de Bankinter durante el primer año.

Puede haber quien diga que la máxima rentabilidad de las cuentas remuneradas se mantiene sólo unos meses.

Pero es que en este caso estamos hablando de depósitos a corto plazo, por lo que los intereses también se aplicarían durante un corto periodo de tiempo.

 

2. Beneficios de las cuentas remuneradas


Todo parece indicar que las cuentas remuneradas son uno de los productos estrella de los bancos, y prueba de ello son los beneficios que conllevan:
 
  •  Son cuentas sin comisiones.
  •  Ofrecen tarjetas de crédito y débito gratis.
  •  Las compras con tarjeta se recompensan con descuentos.
  •  Los bancos que permiten domiciliar recibos, devuelven un porcentaje del importe total.
  •  Algunas ofrecen regalos al contratarlas.
 

3. Retirada de efectivo con las cuentas remuneradas


En este punto todo parece indicar que las cuentas remuneradas vuelven a ganar. Mientras que en la mayoría de los depósitos sacar el dinero antes de plazo conlleva unas comisiones, con las cuentas remuneradas podemos disponer de nuestro dinero cuando queramos (una parte o todo) sin penalización.

 

4. Retenciones de Hacienda sobre las cuentas remuneradas


Aquí hay un empate, puesto que los impuestos son los mismos para ambos productos. Las ganancias que nos generan ambos productos son consideradas como rentas del capital mobiliario a efectos fiscales.

Por tanto, las retenciones en depósitos y cuentas remuneradas se aplican sobre los intereses generados por los ahorros según la siguiente escala:
 
  • Entre 0 y 6.000 euros: se paga el 19% a Hacienda.
  • Entre 6.000,01 y 50.000 euros: las ganancias tributan al 21%.
  • Más de 50.000 euros: conlleva una retención del 23%.


También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO
Artículos Recomendados

Artículos relacionados