¿Depósito o Ahorro 5? ¿Qué conviene más?

Para obtener algo de rentabilización de nuestra economía, un depósito resulta más flexible y el nuevo Plan Ahorro 5 es para inversores conservadores.

¿Depósito o Ahorro 5? ¿Qué conviene más?
El Plan Ahorro 5 dura cinco años

En estos tiempos inciertos donde los sueldos han mermado y el dinero vuela para tapar agujeros apenas ingresan la nómina, todavía hay gente que consigue ahorrar un poco. Cuando llega ese momento está la cuestión si destinar esa cantidad a un depósito o bien al Plan Ahorro 5, nacido en 2015 gracias a la última reforma fiscal.

Lógicamente todo el mundo aspira a tener la máxima rentabilidad con el mínimo riesgo, y claro, sería fantástico si fuera así, pero desgraciadamente, cuanto menos sea el riesgo, menor es la rentabilidad.

 

Rentabilidad del depósito y del Plan Ahorro 5

 

El depósito podríamos decir que es la base de la banca tradicional. El cliente de la entidad aporta una cantidad de dinero durante un periodo de tiempo según las condiciones acordadas y por tal gestión obtendrá un beneficio. De esta manera los bancos generan fondos para poder así prestar a terceros.

Los depósitos suelen ser más flexibles que los planes de ahorro. Pueden hacerse retiradas parciales del dinero con o sin penalización. Sin embargo, en los últimos tiempos la rentabilidad de los depósitos baja continuamente. En diciembre de 2016 el tipo medio cayó hasta el 0,11% hasta el plazo de 1 año, reduciéndose al 0,007% a más de 2 años.

Existen entidades como CA Consumer Finance o Finantia Sofinloc que dan la opción de invertir hasta medio millón de euros en depósitos a plazos que ofrecen una rentabilidad muy interesante en plazos entre 6 meses y 5 años.

El Plan Ahorro 5 es un producto indicado para todos aquellos clientes que pueden definirse como inversores conservadores. Nació hace dos años, en 2015, tras la última reforma fiscal. Desde entonces unas 500.000 personas han aportado ya cerca de 1.700 millones de euros.

Se trata de un producto de ahorro en el que la entidad bancaria que lo lanza o bien la compañía aseguradora deben garantizar como mínimo el 85% de la inversión. El tiempo de duración del Plan Ahorro 5 es de cinco años.

Aquellos clientes cuyas aportaciones no superen los 5.000 euros anuales tendrán exención fiscal de estas cantidades. Como única condición es que no se puede sacar nada durante esos cinco años. En caso de rescate total, no se permiten parciales, se perderían todas las ventajas fiscales.

En el momento en que salió el Plan Ahorro 5 ofrecía un tipo de interés técnico garantizado entre el 0,8% y el 1,7%. Hoy en día el interés no supera el 0,50%. Las aportaciones a este tipo de plan son pequeñas, a partir de 30 o 50 euros al mes.

Una vez que pasan los cinco años establecidos para el depósito es que pueden ser reinvertidos otra vez por la totalidad, sin que por ello sea computado el límite de 5.000 euros de exención fiscal, y manteniendo en el nuevo producto las mismas ventajas fiscales.

Los peros del Plan Ahorro 5 son una rentabilidad muy baja y un plazo quizá demasiado largo para un buen número de ahorradores. El límite de inversión también es un inconveniente ya que al estar garantizado un 85%, los gestores apenas pueden adentrarse en la renta variable, que es la que genera más rentabilidad.

 

También te puede interesar:

Continuar Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados


Additionally, paste this code immediately after the opening tag: