Entrevista de trabajo y defectos: ¿cuáles son los principales?

Ser el candidato perfecto para una determinada vacante pasa por tener un buen currículum, sin olvidar evitar ciertos defectos en la entrevista de trabajo. 

Entrevista de trabajo y defectos: ¿cuáles son los principales?
Consejos para evitar los errores más comunes en una entrevista de trabajo

Ser el candidato perfecto para una determinada vacante en ciertas ocasiones no sólo pasa por tener el curriculum más completo, sino por evitar ciertos defectos en la entrevista de trabajo.

Por eso, hoy compartimos un listado con los principales defectos en una entrevista de trabajo que no hay que olvidar no cometer para tener las máximas posibilidades de optar al puesto deseado.

Para afrontar una entrevista con éxito debemos recordar que ésta comienza mucho antes, con una preparación por parte del candidato, que deberá además mantener durante todo el proceso de selección un comportamiento y una actitud coherentes y que siguen ciertas normas básicas de civismo, buen comportamiento y saber estar.
 

12 defectos que hay que evitar en una entrevista de trabajo


 

01. Descuidar la primera toma de contacto

 La entrevista empieza desde el primer momento en que contactan contigo a través del teléfono o correo electrónico. No abuses de los monosílabos, deja claro tu interés respecto al puesto de trabajo, y asegúrate del lugar, fecha y hora de la entrevista, así como el material y documentación que tienes que llevar contigo.  
 

02. No informarte debidamente sobre el puesto o la empresa

Son errores muy comunes, y una de las preguntas más frecuentes por parte del entrevistador: ¿Cómo has conocido la empresa? ¿Dónde te has informado de la oferta de trabajo? ¿Sabes cuáles serían tus funciones? Da una buena impresión tener ciertos conocimientos, sin necesidad de profundizar en la historia y recorrido de la institución. También ayuda conocer en la medida de lo posible a la persona que nos va a entrevistar (formación, puesto en la empresa, funciones). Del mismo modo, debes conocer tu propio curriculum con detalle.  
 

03. Dar una primera mala impresión

Llegar tarde a la entrevista, vestir de una manera poco acorde a la cultura de la empresa, y emplear un vocabulario inadecuado condiciona una mala impresión a la hora de comenzar la entrevista. Conoce como suelen ir vestidos los empleados de la empresa, evita expresiones vulgares y malos modos, y sobre todo, calcula el tiempo que te supone llegar al lugar de la entrevista. Antes de entrar, apaga o silencia el móvil.
 

04. Confundir la entrevista con un interrogatorio

El primer error es enfocar la entrevista como un cuestionario, donde solo hablas si te preguntan. Será el entrevistador quien dirija la conversación, pero no olvides que se trata de una charla entre profesionales. Puedes hacer preguntas relacionadas con el puesto que no te hayan quedado lo suficientemente claras en el anuncio o durante la entrevista. Este cambio de actitud te hará ir más seguro y confiado a la entrevista, dando una imagen cordial, cercana y profesional.
 

05. Mentir o exagerar

Se trata de otro gran error, quizás por miedo a quedar por debajo ante el entrevistador o ante otros candidatos, o tal vez por querer quedar por encima. Tren en cuenta que tarde o temprano se sabrá por motivos laborales si lo que has dicho es cierto. Lo mejor es saber transmitir tus conocimientos y experiencias, y los resultados que han supuesto para ti, puesto que se valora mucho la sinceridad.
 

06. Interrumpir, alargar o acortar la respuesta

Hay que saber escuchar al entrevistador, e ir facilitándole la información sin caer en monólogos ni en monosílabos.
 

07. Hablar de vacaciones, dinero y otros beneficios al principio

Cada cosa a su tiempo y el dinero para el final, es la premisa ante todo acuerdo entre dos partes. Estas condiciones laborales se dejan siempre para el final, cuando quedan claras las funciones específicas para el puesto. Normalmente es el entrevistador quien saca el tema, de no ser así puedes hacerlo tú al final.
 

08. Malas posturas, malos gestos

El personal de recursos humanos presta mucha atención a nuestra gesticulación o posturas a la hora de sentarnos. Es muy importante, ya que podemos transmitir inseguridad y falta de confianza. 
 

09. Hablar mal de tu antiguo puesto de trabajo

Criticar sin fundamente ni criterio a tu antigua empresa, compañeros o condiciones de tu puesto de trabajo te ponen en una situación complicada a la hora de ser seleccionado. Si lo haces, debes dar motivos razonables sin caer en descalificaciones o excusas.
 

10. Tolerar faltas de respeto durante la entrevista

En esta situación se recomienda no permitir ningún ataque a tu integridad e intimidad, y dar por cerrada la entrevista despidiéndote cordialmente.
 

11. Acudir a la entrevista con familiares o amigos

Este hecho muestra falta de madurez e independencia, dos actitudes clave para cualquier puesto de trabajo.
 

12. Dar las gracias

Ser agradecido por la oportunidad es un buen cierre de la entrevista, tanto en el mismo momento, como después a través del correo electrónico o por teléfono. Este hecho puede abrirte posibilidades ante el puesto y nuevas oportunidades de cara a nuevas ofertas de la misma empresa. 


También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados