¿Cómo se logra una decoración nórdica perfecta?

Te resumimos las claves esenciales de la decoración nórdica para que tu hogar parezca recién salido del norte de Europa, con un estilo natural y funcional.

¿Cómo se logra una decoración nórdica perfecta?
Déjate atrapar por la funcionalidad y la sencillez del Norte de Europa

Si tú también estás pensando en dejarte atrapar por la decoración nórdica, en este artículo vamos a resumir las claves esenciales para que tu hogar parezca recién salido del norte de Europa.
 
Para conocer en más profundidad la historia del estilo de decoración nórdica, os recomendamos un artículo de  www.decoracion.tendencias.com en el que explican la evolución de esta tendencia desde los años 50 hasta nuestros días. Aclaran, por ejemplo, que el término diseño escandinavo (o nórdico) “no fue acuñado como tal hasta 1954, cuando una exposición con ese nombre recorrió Norteamérica promoviendo el estilo de vida escandinavo, si bien su origen se remonta años atrás, pudiendo situar el origen de lo que hoy en día nos evocan esas palabras al periodo entre las dos guerras mundiales”. Y añaden que “obviamente, no surgió de la nada, sino que fue en esa época en la que el diseño tradicional de los países nórdicos, tradicionalmente basado en la funcionalidad de los objetos, añadió la estética a sus valores, cubriendo así también las necesidades emocionales de la gente”. 
 

7 pautas básicas para conseguir un estilo de decoración nórdica


#01. Protagonismo del blanco

Como herencia de los países en los que surge, países del Norte con pocas horas de luz natural, este estilo potencia la iluminación, y los tonos claros (apuesta por el blanco también en paredes, suelos y muebles), en tanto que estos aportan también mucha luminosidad. Persigue, además, la entrada de luz exterior, da protagonismo a las ventanas y ventanales, intentando cubrirlos tímidamente con telas no muy pocas e igualmente en todo claros.
 

#02. El toque de color, en los complementos

Con tanto blanco, da muchísima libertad para explayarse en los complementos y a través de estos aportar el toque de color. Sin perder el norte (nunca mejor dicho): sigue apostando por tonos pastel: rosas, azules, amarillos. Puedes ver ejemplos de objetos de decoración nórdica en tiendas especializadas como kenayhome.com.

 
#03. Inspiración geométrica

Diseños minimalistas, líneas rectas y triángulos por todas partes. La geometría es gran protagonista de la decoración nórdica. Estiloescandinavo.com dedica un post con numerosas imágenes que ilustra a la perfección este punto.
 

#04. Aprovecha el espacio

Además de aprovechar la luz, la decoración nórdica te inspira además en cómo aprovechar cada metro cuadrado de tu hogar, potenciándolo además con los blancos y las ventanas mientras más grandes y despejadas, mejor. Apostando, al mismo tiempo, por muebles sencillos, líneas rectas y decoración poco recargada.
 

#05. Naturaleza

Además de los blancos en los muebles, este estilo se inclina por maderas como la haya o el abedul, tonos de madera natural, empleados en unas ocasiones sin tratar y en otras con un tratamiento que simula ser natural.

Y para acompañar a este tipo de mobiliario, qué mejor que decorar con elementos que nos remitan a la naturaleza: desde plantas a objetos con formas naturales (cojines con formas de montañas, por ejemplo). En los tejidos, igualmente, se apuesta por lo natural: algodón, lino, lana.
 

#06. Mobiliario sencillo y práctico

Como casi siempre en decoración, en este estilo también, menos es más. El estilo nórdico apuesta por hogares despejados de muebles, y nos anima a que los pocos muebles que tengamos sean lo más prácticos posible.
 

#07. Imaginación vintage

El estilo escandinavo nació en su origen como una suma de corrientes, hoy en día constituye una tendencia propia por sí mismo, pero a la vez continúa recibiendo influencias de otros movimientos  actuales. Es por este hecho que también tienen cabida en la decoración nórdica los objetos vintage, la descontextualización con imaginación, la reutilización de objetos que tengamos por casa dándoles una funcionalidad nueva.
 
Y los materiales de moda en joyería: el cobre y el latón, también llegan a la decoración pisando fuerte. Combinar con acierto y con gusto elementos de otras tendencias sin perder el estilo siempre será un acierto para conseguir un toque de originalidad propio y hacer de tu hogar un espacio único.


También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados