Declaración de la renta de un difunto: ¿Cómo debe presentarse?

Te contamos cuáles son los elementos claves que no pueden faltar en la declaración de un difunto, así como los parámetros que debes seguir para hacerla correctamente.  

Declaración de la renta de un difunto: ¿Cómo debe presentarse?
La obligación fiscal siempre va a los herederos

La campaña de renta se hace en base a los rendimientos del año previo, no al del presente. Esto quiere decir que si alguien muere, la relación de esa persona con la Agencia Tributaria sólo se extingue después de la próxima campaña. Por eso es muy normal que una persona tenga que hacerse cargo de la declaración de la renta de un difunto.

En este caso son los herederos los que deben presentarla y firmarla. Una declaración tributaria siempre puede resultar complicada para algunos, y más aún en una situación como esta. Por eso hemos querido dedicar un espacio a enumerar los aspectos que toda persona en esta situación debe conocer.

Una vez que demos respuesta a las principales dudas, no te quedará nada por saber sobre cómo presentar la declaración.

Todo lo que debes saber para hacer la declaración de la renta de un difunto


¿Qué período de tiempo abarca?

La declaración de la renta de un difunto abarca desde el primer día de Enero hasta el día de fallecimiento de la persona.

¿Qué se prorratea?

Evidentemente, la declaración de la renta de un difunto presenta muchas características especiales. Una de ellas es que las rentas mobiliarias e inmobiliarias se hacen en base únicamente en función de los días que integre el ejercicio fiscal, y no por completo.

¿Qué no se prorratea?

Por su parte, las reducciones de la base imponible y las deducciones se aplican completamente en la declaración de la renta de un difunto, independientemente de cuando muera la persona y por cuantos días haya tributado durante el ejercicio fiscal.

¿Qué se debe presentar junto a la declaración?

Como ya mencionamos, la declaración de la renta de un difunto tiene intrínsecamente condiciones especiales, y esto se extiende también a la documentación que hay que presentar. Específicamente, es la siguiente:

  • El certificado de defunción.
  • El libro de familia.
  • El certificado del registro de últimas voluntades.
  • El testamento o – de no haberlo – la declaración de herederos.
  • Justificativo del impuesto sobre sucesiones y donaciones.


¿Cómo se paga o se devuelve?

Cuando tras la declaración, se debe pagar a Hacienda, ha de hacerse de manera proporcional entre los herederos. Del mismo modo, estos deberán responsabilizarse de cualquier impago.

Pero no siempre toca pagar a Hacienda. Muchas veces, como se prorratean las rentas pero no las deducciones, el saldo queda a favor de los herederos. En este caso, la devolución también se hará proporcionalmente entre los herederos.

¿Cuáles son los límites de la declaración?

Cuando las rentas de trabajo son inferiores a los 22 mil euros, los herederos quedan exentos de presentar la declaración del difunto. Este monto desciende a los 12 mil euros si dichas rentas provienen de más de un pagador.

 

También te puede interesar:

Continuar Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados


Additionally, paste this code immediately after the opening tag: