Declaración de la renta 2017: ¿Quién está obligado a declarar?

Todos los contribuyentes que ganen más de 22.000 euros brutos al año están obligados a presentar la declaración de la renta 2017. 

Declaración de la renta 2017: ¿Quién está obligado a declarar?
Los residentes en España tienen que hacer la declaración de la renta


La campaña de la declaración de la renta 2017 ya está ahí. Un tributo que debemos abonar todos aquellos ciudadanos que tenemos ingresos, bien por cuenta ajena al trabajar para una empresa, bien porque hayamos optado por ser autónomos.

Tras ser gravada la suma de los ingresos obtenidos el año anterior, se le añade el porcentaje que se le aplica a la renta, generando la cuota íntegra.

A ésta se le descontarán las deducciones correspondientes a la situación de cada persona, así se obtiene la cuota líquida, que es lo que hay que pagar. 

Para aquellos cuya situación laboral haya cambiado y se preguntan si están obligados a presentar la declaración la respuesta es: depende. 

1.    Depende de los ingresos.
2.    Depende del número de pagadores.
3.    Depende de dónde provienen los ingresos.

En principio poco ha cambiado en este último año. Todas las personas físicas residentes en España (durante más de 183 días) están obligadas a presentar la declaración de la renta. 

 

¿Quién está exento de la declaración de la renta?


Ahora bien, hay excepciones en función de la renta. Por regla general, no están obligados a declarar el IRPF los siguientes contribuyentes:

1.    Quienes ganen menos de 22.000 euros brutos anuales siempre y cuando el salario proceda de un único pagador. O de dos o más pagadores en los siguientes casos:

•    Si hay dos o más pagadores pero la cantidad total del segundo y siguientes no supera los 1.500 euros brutos anuales.

•    Si los rendimientos del trabajo proceden de pensiones de la Seguridad Social (pensiones de viudedad o por accidente, por ejemplo) o prestaciones pasivas (planes de pensiones, pensiones de jubilación, pensiones por invalidez, etc ).
 

2.    Quienes hayan tenido dos o más pagadores pero el rendimiento íntegro del trabajo no supere los 11.200 euros brutos anuales. El límite se rebaja a 11.200 euros en estos supuestos:

•    Si hay dos o más pagadores y la cantidad total del segundo y siguientes supera los 1.500 euros brutos anuales.

•    Si se han cobrado pensiones alimenticias o compensatorias del otro cónyuge.
 

3.    Quienes hayan recibido subvenciones para la adquisición de vivienda o rentas inmobiliarias (como puede ser el alquiler de un piso) por importes inferiores a 1.000 euros brutos anuales. 

•    Quienes hayan obtenido ganancias patrimoniales (herencias, premios, fondos de inversión…) o por capital mobiliario (acciones o ahorro del banco) inferiores a 1.600 euros anuales.

 

Presentar la declaración de la renta para deducir

Pero no estar obligado a presentar la declaración de la renta no quiere decir que no podamos hacerla. Hay veces en las que no estamos obligados, pero debemos hacerla si queremos beneficiarnos de alguna deducción. Por ejemplo: 

1.    La deducción del 15% por la compra de vivienda habitual (anterior al 1 de enero de 2013). El límite establecido es de 9.040 euros.

2.    Las reducciones por alquiler o reforma de una vivienda.

3.    Las deducciones por cuenta ahorro-empresa o por doble imposición internacional. Se beneficia a aquellas empresas que se han aventurado al extranjero para exportar productos y servicios. No tendrán que pagar retribución por los rendimientos obtenidos de esta actividad internacional hasta 60.100 euros anuales. El único requisito es que en el país donde se desarrolle la actividad se pague un impuesto del tipo IRPF y no sea considerado un paraíso fiscal.
 
4.    La reducción por aportaciones a patrimonios protegidos de personas con discapacidad, a planes de pensiones, de previsión de asegurados, seguros de dependencia, etc. En lo referente a planes de pensiones el límite máximo será de 12.500 euros anuales para aquellos ciudadanos mayores de 65 años y de 10.000 euros de manera general.

En definitiva, todos los contribuyentes que ganen más de 22.000 euros brutos al año están obligados a presentar la declaración de la renta 2017. Y es aconsejable que lo hagan quienes puedan aprovechar alguna deducción.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados