¿Debes pagar impuestos por vender objetos de segunda mano?

¿Sabías que es posible que tengas que pagar impuestos por vender en internet? Te contamos qué dice la normativa al respecto y cuáles son las consecuencias de no declarar esos ingresos.

¿Debes pagar impuestos por vender objetos de segunda mano?
La venta de objetos de segunda mano conlleva una serie de obligaciones fiscales


Gracias a internet y al auge de las aplicaciones móviles, la compraventa de bienes de segunda mano ha crecido notablemente en los últimos años, y es que hoy en día puede venderse prácticamente cualquier objeto por internet. Sin embargo, estas transacciones no están exentas de impuestos.

Aplicaciones como Wallapop y plataformas eBay, Amazon o Vibbo son los actuales referentes en el comercio electrónico.

Sin embargo, poco a poco van surgiendo más app y portales dedicados a la compraventa de bienes de segunda mano, lo que ha provocado que el Ministerio de Hacienda vigile, ahora más que nunca, estas operaciones con el objetivo de combatir el fraude.

Para introducirnos en materia, es necesario tener en cuenta que la compraventa de objetos de segunda mano es considerada una ganancia o pérdida patrimonial, por lo que se debe incluir en la declaración del IRPF y abonar los correspondientes impuestos.
 

Qué impuestos tengo que pagar por vender por internet


Sabemos que al vender un objeto de segunda mano en internet se genera una alteración en el patrimonio del vendedor, que dependiendo del resultado de la transacción se traduce en una ganancia o una pérdida patrimonial. ¿Pero cómo calcula Hacienda si se trata de una pérdida o una ganancia?

Para ello, Hacienda se fija en la diferencia entre el precio de compra y el precio al que has vendido dicho objetivo. Como es lógico, si el resultado es negativo habrás ganado dinero, es decir, habrás obtenido una ganancia patrimonial y deberás incrementar tu renta de ahorro y abonar los respectivos impuestos.

En caso de que la venta no supere los 6.000€, las tributaciones rondan entre un 19% de la plusvalía general. Sin embargo, en la venta de objetos de segunda mano lo que ocurre la mayor parte de las veces es que lo que se obtienen son pérdidas, y en este caso no hay que pagar impuestos.

Eso sí, conviene tener en cuenta que cuando se trata un determinado tipo de bien, como por ejemplo un coche, Hacienda no considera pérdida venderlo por un valor inferior al adquirido, puesto que existe una disminución de valor debido el paso del tiempo y a su deterioro.



¿Qué ocurre si no declaro los ingresos obtenidos?

Es cierto que muchos de los objetos de segunda mano que se venden a través internet no poseen un valor muy elevado. Sin embargo, existen otro tipo de bienes que pueden llegar a mover bastantes sumas de dinero, es el caso de las vivienda, los coches e incluso de algunos aparatos electrónicos.
 
En esos casos en los que exista una ganancia patrimonial y no se hayan incluido los ingresos en la declaración, Hacienda fija una multa que supone la cuantía sin declarar más un recargo que puede llegar hasta el 150% de la cuota del IRPF por evasión de impuestos.

Además si la venta supera los 1.000€, la Ley establece que el comprador está obligado a abonar también el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales.

También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados