¿Qué es el Cupo Vasco?

El Cupo Vasco suele utilizarse como instrumento de negociación cuando el Gobierno necesita obtener apoyo en los Presupuestos Generales del Estado.

¿Qué es el Cupo Vasco?
El Cupo Vasco se revisa y negocia cada 5 años

En la elaboración de la Constitución Española de 1978 hubo que negociar y ceder mucho para lograr un documento que dejara mínimamente satisfechos a los diferentes partidos y regiones de la piel de toro. Con el Cupo Vasco se reconoció la singularidad de un territorio foral como el País Vasco.

Una excepción criticada por otras Comunidades Autónomas y que sirve para regular las relaciones financieras entre el Estado Central y el País Vasco. Su origen se remonta al siglo XIX, con las últimas guerras carlistas donde hasta entonces eran las tres diputaciones vascas las que recaudaban los impuestos.

La debilidad económica del Estado tras años de guerras hizo que acordase con ellas la entrega de parte de los impuestos pagados por la burguesía vasca. Así surgió el Cupo Vasco.

 

Cupo Vasco

A grandes rasgos es el dinero que al País Vasco le corresponde abonar al Estado por aquellos servicios que este realiza en su territorio respecto a aquellas competencias que no han sido transferidas. Por ejemplo, la política de defensa, los intereses de la deuda o las embajadas en el exterior.

Cada cinco años el Cupo Vasco es revisado y negociado, aunque desde el año 2007, debido a la falta de acuerdo entre el Estado y el Ejecutivo de Euskadi, no se había renovado.

Este año sin embargo el Ejecutivo del País Vasco y el Gobierno del PP han llegado a un acuerdo sobre el Cupo Vasco para así tener apoyo del PNV en los Presupuestos Generales del Estado de 2017.

 

Funcionamiento de Cupo Vasco

Los impuestos del País Vasco como el IRPF, IVA o Sociedades son recaudados por sus diputaciones forales, las cuales a continuación reparten al Estado según los gastos acordado en el Cupo.

Estas diputaciones decidirán el nivel de impuestos que tienen que abonar sus ciudadanos. Tan solo se les exige que la presión fiscal sea semejante a la del resto del Estado.

Desde 1982 existe un principio general por el que Euskadi tiene que pagar al Estado el 6,24% de la renta estatal. El porcentaje está relacionado con el peso que tenía esta autonomía en aquella fecha, pero 35 años después el territorio ha prosperado considerablemente y el porcentaje ya no se ajusta a la realidad según los expertos en financiación autonómica.

En los Presupuestos Generales de 2017 el Gobierno establece como Cupo Vasco una cantidad cercana a los 1.200 millones, que es menor a la que hasta la fecha venía abonando el País Vasco. Los expertos consideran que el sistema genera agravios con el resto de territorios de España, ya que la capacidad fiscal de Euskadi está por encima de la media mientras que su aportación al sistema está es inferior al promedio.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados