Cueva de Altamira, ¿cómo puedes visitarla?

La Cueva de Altamira es un referente internacional del Arte Rupestre del Paleolítico superior. Conoce cómo puedes visitar sus impresionantes pinturas.

Cueva de Altamira, ¿cómo puedes visitarla?
Las visitas están limitadas para mantener la conservación de la cueva

La Cueva de Altamira contiene dibujos, grabados y pinturas originales de la Prehistoria de una calidad excepcional, en un recorrido de más de 270 metros. Su arte rupestre ha llegado a inspirar a artistas contemporáneos.

Tras doce años de cierre al público, en enero de 2014 la cueva volvió a abrir sus puertas al público de manera experimental, manteniendo actualmente el acceso de forma limitada y controlada. Hoy día prosiguen las visitas bajo un régimen de una visita por semana para un grupo reducido de cinco personas acompañadas por un guía. La visita se completa con el Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira.

Información práctica


Un poco de historia

En 1868, Modesto Cubillas comenta el hallazgo de la Cueva de Altamira a Marcelino Sanz de Sautuola, quien prosigue sus investigaciones. Sería su hija, María Sanz de Sautuola, la primera en contemplar las pinturas rupestres. Aunque hubo que esperar hasta 1902, fecha en la que la cueva obtuvo el reconocimiento científico internacional.

En 1979, se crea el Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira para su conservación, investigación y difusión. En 1985 fue inscrita en la Lista del Patrimonio Mundial por la UNESCO.

Su fama radica sobre todo en su riqueza artística conservada, siendo el primer lugar donde se registró la existencia de arte rupestre perteneciente al Paleolítico superior. Sus dibujos, grabados y pinturas han inspirado a artistas como Miró, Tapies o Barceló. Esta cueva estuvo habitada entre los años 35.000 y 13.000 antes del presente.

Problemas de conservación

La espectacular conservación de este arte rupestre o parietal se debió a los desprendimientos rocosos que taponaron la cueva hace 13.000 años, creando un microclima idóneo. Esta atmósfera se ha ido perdiendo desde su descubrimiento, variando sus condiciones de temperatura y humedad, incrementándose durante el siglo XX con la instalación de infraestructuras y las innumerables visitas.

Para frenar este deterioro, se realizaron una serie de actuaciones encaminadas a controlar los riesgos, tanto en el interior como en el territorio circundante. Tras la puesta en marcha en 2012 del Programa de Investigación para la Conservación Preventiva y Régimen de Acceso a la Cueva de Altamira, se estableció el impacto de la presencia humana sobre la conservación de las pinturas. En 2014 se reanudaron las visitas en fase de experimentación, que han continuado hasta la actualidad.

Visitas a Altamira

Las visitas a la Cueva de Altamira están limitadas a grupos de cinco personas, una vez por semana, con una duración de 37 minutos. Además, se exige a los visitantes cumplir con un protocolo en cuanto al recorrido, indumentaria e iluminación. ¿Cómo formar parte de ese grupo? Muy sencillo, según las indicaciones del Patronato del Museo de Altamira, se seleccionarán de forma aleatoria cinco personas entre los visitantes del museo el día de la visita.

De este modo, si quieres visitar la Cueva de Altamira debes conseguir las entradas para el Museo de Altamira el mismo día antes de las 10:30 horas, o antes de las 9:30 horas si se realiza por el sistema de venta anticipada. Para entrar en el sorteo, además, hay que ser mayor de 16 años. El sorteo se realiza a las 10:40 horas en el hall del Museo.

No obstante, en la última reunión del Patronato del Museo de Altamira, órgano gestor de esta institución, se planteó la posibilidad de aumentar las visitas a la cueva y sortear más entradas vía internet.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados