¿Qué son las cuentas remuneradas?

Para elegir las cuentas remuneradas hay que tener en cuenta, sobre todo, la rentabilidad, el plazo durante el cual dan los intereses más altos y la ausencia de comisiones.

¿Qué son las cuentas remuneradas?
Los intereses de las cuentas remuneradas son mensuales
  • Son cuentas de ahorro pero que aportan una rentabilidad cercana a la de los depósitos a plazo.

Cuando ING empezó a comercializar la Cuenta Naranja, poco sabíamos en España de las cuentas remuneradas. Ahora ya podemos contratar este producto en cualquier entidad bancaria y más o menos todo el mundo sabe que se trata de una cuenta de ahorro pero que aporta una rentabilidad cercana a la de los depósitos a plazo. 

Desde aquí nos atrevemos a decir que hay cuentas remuneradas cuya rentabilidad supera a la de los depósitos. Añadimos, además, que es un producto muy popular ya que permite conseguir más por nuestro dinero pero sin arriesgar nada a cambio.

10 características de las cuentas remuneradas

Para saber un poco más de este producto hay que conocer sus 10 características principales

1. Lo primero que hay que saber es que son tan fáciles de abrir como las cuentas corrientes tradicionales.

2. No exigen una permanencia mínima.

3. No suelen pedirnos que ingresemos una cantidad de dinero mínima. Sí que Bankinter establece como requisito una nómina mensual de, al menos, 1.000 euros. Pero a cambio da la rentabilidad más alta del mercado. Un 5% TAE durante el primer año.

4. No hay una cantidad máxima a ingresar, pero sí a remunerar. Siguiendo con Bankinter, el tope son 5.000 euros.

5. Podemos disponer de todo nuestro dinero, o de una parte, siempre que queramos. Sin costes ni comisiones.

6. Normalmente no obligan a domiciliar la nómina.

7. Por tanto, no es necesario cambiar de banco.

8. Por regla general no contemplan la domiciliación de recibos.

9. No conllevan comisiones. Además, algunas ofrecen tarjetas de débito y crédito gratis.

10. Invertimos nuestro dinero pero sin asumir riesgos de ningún tipo.

¿Cómo y dónde puedo abrir cuentas remuneradas?


Como contratar productos financieros siempre genera dudas, empezaremos por explicar qué hay que hacer para abrir una cuenta remunerada. Pues lo primero es elegir una de las cuentas remuneradas que hay en el mercado, la que mejor se adapte a nosotros. Esta tarea se verá simplificada si se utilizan los comparadores de Internet, como el de Mi Portal Financiero.

Hay tantas cuentas remuneradas como bancos, pero hay dos que destacan.

1. Cuenta remunerada de Bankinter. Es la que da más rentabilidad. Un 5% TAE durante el primer año.

2. Cuenta Remunerada Naranja de ING. Es la primera y la más popular en nuestro país. Los intereses durante los cuatro primeros meses son del 2,40% TAE.

La Cuenta remunerada del BBVA o la Cuenta remunerada Expansión del Banco Sabadell también son interesantes.

¿Qué documentos exigen las cuentas remuneradas?

Una vez tengamos clara la entidad, podemos acudir a la oficina o tratar de hacer los trámites online. Para ello necesitaremos rellenar unos datos y presentar una serie de documentos que, por regla general, son los siguientes:

  • Nombre y apellidos del titular.
  • Fecha de nacimiento.
  • Dirección completa.
  • Teléfono de contacto y correo electrónico.
  • Situación laboral, profesión y nombre de la empresa para la que trabaja.
  • Las cuentas remuneradas que nos exigen cambiar de banco piden el número de cuenta desde la que se van a hacer las transferencias.
  • En el caso de las cuentas donde exigen ingresar una nómina, habrá que tener preparadas las tres últimas.
  • Fotocopia del DNI. Los extranjeros residentes en España tendrán que presentar el pasaporte, la tarjeta de residencia y un certificado de empadronamiento o documento (un recibo del teléfono o de la luz, por ejemplo) que acredite que viven en el país.

¿Cuándo abonan los intereses las cuentas remuneradas?


Otra cuestión que se plantean los consumidores a la hora de contratar cuentas remuneradas es cuándo se abonan los intereses. Pues bien, eso dependerá del tipo de producto.

  • Las cuentas remuneradas tradicionales y las cuentas vivienda remuneradas suelen abonar los intereses mensualmente.
  • En las cuentas de ahorro jóvenes o infantiles la liquidación se realiza en plazos más largos.
  • Las rentas vitalicias, que son otra clase de cuentas remuneradas, se caracterizan porque el cliente no empieza a cobrar el dinero hasta que se jubila, generalmente. 

En definitiva, para elegir las cuentas remuneradas hay que tener en cuenta, sobre todo, la rentabilidad, el plazo durante el cual dan los intereses más altos y la ausencia de comisiones.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados