Cuenta bancaria compartida: 3 aspectos a tener en cuenta

¿Estás pensando en abrir una cuenta bancaria compartida? Antes de tomar una decisión precipitada conviene que analices las distintas opciones.

Cuenta bancaria compartida: 3 aspectos a tener en cuenta
Las entidades bancarias ofrecen varias fórmulas además de la cotitularidad

Abrir una cuenta bancaria compartida es una opción a la que recurren muchas parejas cuando van a empezar a tener gastos comunes.

Sin embargo, uno de errores más frecuentes es compartir una cuenta antes de tiempo o sin haber hablado primero de las capacidades económicas de cada uno.

Solo cuando tengáis claro lo que cada uno puede aportar, podréis barajar las distintas opciones que os ofrece el mercado bancario y abrir una cuenta bancaria compartida.

Pero antes de crear ese fondo común, debéis tener en cuenta cuáles son vuestros objetivos y el uso que le vais a dar a ese capital.

 

3 aspectos a tener en cuenta antes de abrir una cuenta bancaria compartida

 

1. ¿Para qué queréis el dinero?

Si tenéis previsto abrir una cuenta bancaria compartida para juntar dinero para la boda, la luna de miel, la educación de los niños o la jubilación, la mejor opción es optar por una cuenta de ahorro que permita varios titulares.

En caso de que queráis abrir un fondo común para cubrir gastos diarios, lo ideal es que optéis por una cuenta corriente que os permita realizar diversas operaciones, desde transferencias o domiciliación de recibos hasta la retirada de efectivo.

Actualmente, existen diversas opciones de cuentas corrientes sin comisiones e incluso sin gastos de mantenimiento.

 

2. ¿Cotitular o autorizado?

A la hora de abrir una cuenta conjunta, lo mejor es que ambos seáis cotitulares de dicha cuenta bancaria. De este modo, tendréis igual grado de derechos y poder sobre los movimientos de la cuenta.

Sin embargo, existen otras muchas opciones, una de las más comunes es que uno de los dos sea el titular y el otro se sume a la cuenta como autorizado, pudiendo realizar transferencias, ingresos o extracciones.

El único inconveniente es que el autorizado no podrá solicitar nuevas tarjetas ni cancelar la cuenta bancaria. Además, en caso de fallecimiento del titular, tampoco tendría ningún derecho sobre la cuenta.

 

3. ¿Es necesario compartir todo o solo una parte?

Esta es una pregunta muy frecuente cuando decidimos abrir una cuenta compartida, pero sin duda lo más recomendable es mantener cierto grado de independencia y compartir apenas un porcentaje de nuestro sueldo.

En caso que de decidáis compartir solo una parte de vuestras finanzas, una opción es decidir ese porcentaje en función de los ingresos de cada uno, y la otra es optar por un importe al que ambas partes puedan hacer frente sin perjuicios.

 

Recordad que si decidís abrir una cuenta bancaria compartida, también es importante que cada uno disponga de sus propias cuentas, aunque esta sea utilizada únicamente para hobbies o caprichos personales.

Eso sí, la cuenta conjunta debe tener prioridad, ya que realizar las correspondientes contribuciones para cubrir los gastos comunes, como las facturas o la hipoteca, es primordial.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados