¿Cuántos tipos de contratos de trabajo hay?


¿Sabrías decir el número de contratos de trabajo que hay en España? Hay cuatro grandes grupos, cada uno con sus características y modalidades.

¿Cuántos tipos de contratos de trabajo hay?
El contrato de formación solo se puede hacer a trabajadores de entre 16 y 25 años

¿Sabrías decir, así de repente, el número de contratos de trabajo que hay en España?

Aunque a veces parezca que hay un montón de contratos diferentes, lo cierto es que solo hay cuatro grandes grupos. Cada uno tiene sus propias modalidades y características.

A continuación hablaremos de todos ellos, de su descripción, de los requisitos que deben cumplir los trabajadores y de sus características principales. A partir de ahora no podrás decir "de eso no entiendo" y podrás aconsejar a todos tus amigos y familiares que esten buscando trabajo. ¡Presta atención!
 

Tipos de contratos de trabajo en España



1. Contratos de trabajo indefinidos

Como su propio nombre indica, es aquél en el que no se establece un límite temporal. A su vez, este acoge tres modalidades:
 
  • Jornada completa:
 
  • Jornada parcial. En el contrato debe figurar el número de horas laborales del trabajador, ya sea en días, semanas o meses.  
 
  • Prestación de servicios fijos discontinuos. En el contrato debe hacerse constar la duración estimada de la actividad para la que el trabajador ha sido contratado así como el número y distribución de horas que se va a trabajar al día.
 

2. Contratos de trabajo temporales

La relación entre ambas partes (empresa y trabajador) es por un tiempo determinado, y así se hace constar en el contrato. Al igual que el anterior, también puede ser a tiempo parcial o a jornada completa. Aparte, en este grupo hay varias modalidades en función de la situación de cada trabajador:
 
  • Contrato por obra o servicio.
 
  • Eventual por circunstancias de la producción.
 
  • Interinos.
 
  • Contratos para la incentivación de empleo, como pueden ser los de fomento para el empleo de personas con discapacidad, en situación de exclusión social, víctimas de violencia doméstica o de género, víctimas del terrorismo, etc.
 
  • Contratos de investigación. 
 
  • Contratos de interés social.
 
  • Fomento del empleo agrario. 
 

3. Contratos de trabajo para la formación y el aprendizaje

Están dirigidos a aquellos trabajadores que van a realizar una actividad laboral en una empresa en la que van a obtener una cualificación profesional. Por regla general, este tipo de contratos debe tener una duración mínima de un año y máxima de tres años. En cuanto a la jornada laboral, debe ser completa.

Asimismo, es importante señalar que solo podrá hacerse este contrato a los trabajadores mayores de 16 años pero menores de 25 años (la edad se ha elevado hasta los 30 años mientras que la tasa del desempleo del país esté por encima del 15%).
 

4. Contratos de trabajo en prácticas

Es el que se debería hacer a los trabajadores que van a realizar una práctica profesional en una empresa relacionada con los estudios que ha realizado. Estas son sus principales características:
 
  • Pueden acceder a él las personas que tengan un título universitario, de Formación Profesional (medio o superior) o equivalentes. 
 
  • Si se va a hacer este contrato a una persona mayor de 30 años hay que tener en cuenta que no pueden haber transcurrido más de cinco años desde que finalizó sus estudios (7 en el caso de personas discapacitadas).
 
  • La duración del contrato en prácticas no puede durar menos de seis meses ni más de dos años.
 
  • Si al terminar el contrato la empresa decide que el trabajador continúe, las prácticas contarán como tiempo de antigüedad en la empresa.

En este enlace puedes ver todas las características de los contratos de trabajo en España.

También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados