¿Es posible un despido estando de baja?

Descubre en qué casos puedes llegar a sufrir un despido estando de baja, en cuales no, cómo debe hacerse y cómo actuar cuando sucede.

¿Es posible un despido estando de baja?
Hay casos en los que es posible y otros en los que no

Aunque muchos piensen que no puede suceder, lo cierto es que es totalmente posible un despido estando de baja, siempre que se cumplan ciertas circunstancias.

Aquí te los contamos los “si”, los “no” y todo lo que necesitas saber sobre el tema.

Ante este tipo de situaciones más vale estar bien informado.

Sigue leyendo y averigua todo acerca de los despidos estando de baja laboral.

Lo fundamental es saber a qué atenerse y tomar medidas.


Causas de un despido estando de baja

 
Sin importar la profesión, un despido estando de baja es posible por causas disciplinarias u objetivas.
 

Causas disciplinarias

Hay ciertos casos en los que una empresa puede despedir a un trabajador estando de baja. Uno de esos puede ser que dicho trabajador haya acumulado sanciones suficientes como para que se justifique un despido disciplinario y el mismo se haga cumpliendo los plazos legales, sin importar la baja.

Otro, el que más justificado sería, es cuando se comprueba que el trabajador está realizando actividades incompatibles con las condiciones que motivaron la baja, es decir, cuando el trabajador engañó a la empresa fingiendo alguna enfermedad.


Causas objetivas

Un trabajador también puede sufrir un despido estando de baja por causas fijadas legalmente como motivos de despido, tales como problemas económicos, reducción en la producción o falta de adaptación del empleado a los procesos de la empresa, entre otros.

Para que este se declare como procedente en un eventual precio, lo único que la empresa necesitará es tener pruebas de que esas causas son reales.
 

¿En qué casos no es posible?

 
Según lo establecido en la ley, ninguna empresa podrá despedir a un trabajador en baja en las siguientes condiciones:
 
  • Cuando la baja es por permiso de maternidad, lactancia o por reducción de la jornada laboral para el cuidado de los hijos.
  • Cuando el empleado que está de baja tenga en curso una denuncia en la Inspección de Trabajo contra la empresa en la que trabaja. En este caso, se entenderá el despido como una represalia.
  • Cuando las razones usadas en el despido son consideradas – según la ley – como discriminatorias o representan una violación de los derechos elementales del trabajador.
 

¿Cómo deberá ser hecho el despido?

 
Para que este tipo de despidos tenga validez ante la ley, debe cumplirse lo siguiente:
  • Como todo despido, debe comunicarse a través de una carta que explique los motivos y las fechas pertinentes.
  • El jefe debe dar un preaviso de 15 días.
  • La indemnización será de 20 días de salario por cada año que el empleado trabajó en la empresa, con un máximo de 12 mensualidades.
 

Cómo puede actuar el trabajador ante esta situación

 
Cuando un trabajador sufre un despido estando de baja puede proceder de la misma manera que con cualquier otro caso: iniciando una demanda por despido improcedente o nulo.

Si se da el caso, la empresa deberá probar más allá de cualquier duda que existen causas justificadas y legales para extinguir la relación laboral.

De tener éxito, sólo se deberá pagar la indemnización fijada para estos casos, esa que ya mencionamos en el punto anterior.

Ahora, si no se justifica el despido debidamente y este es declarado como improcedente o nulo, la solución pasa por el reintegro del empleado o la indemnización habitual para este tipo de sentencias, que podrá ser de:
 
  • 33 días de salario por año trabajado con un máximo de 24 mensualidades o de 45 días. Si el inicio de la relación es posterior al 2012.
  • 45 días por año de trabajo con un máximo de 42 mensualidades, si el vínculo empezó antes del 2012.

También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados