¿Cuándo cubren los seguros daños por lluvias?

Las fuertes lluvias pueden provocar destrozos irreparables en las viviendas. Te contamos en qué situaciones los seguros cubren los daños por lluvias.

¿Cuándo cubren los seguros daños por lluvias?
Varios riesgos extraordinarios están cubiertos por el Consorcio

Las dos primeras semanas de julio han estado pasadas por agua en muchas zonas de España. Las breves tormentas no han sido ninguna sorpresa, ya que forman parte del carácter del verano, pero su potencia sí ha resultado un problema difícil de controlar.

Numerosas infraestructuras e inmuebles han sufrido inundaciones y destrozos, cuya reparación podría resultar demasiado costosa para un ciudadano de a pie. En estas situaciones, los seguros tienen un sistema especial de protección que se aplica según las circunstancias.

Entre los riesgos que quedan cubiertos por los seguros están los daños por lluvias. Pero, ¿qué tipo de daños?, ¿qué tipo de lluvias? Te explicamos al detalle estas condiciones.

¿CUÁNDO CUBREN LOS SEGUROS DAÑOS POR LLUVIAS?

La respuesta a esta pregunta depende de tres factores:

  • El tipo de daño sufrido por el inmueble.
  • La clase de contrato suscrito con el seguro.
  • El grado de virulencia de la lluvia.


LOS DAÑOS

Los daños más frecuentes por lluvias torrenciales son inundaciones en casas bajas, trasteros y tiendas a pie de calle. A ello se le añaden posibles filtraciones de agua en áticos que causan desperfectos en el techo y las paredes.

El responsable en estos casos dependerá de la procedencia del agua. Si entra desde abajo, es decir, de la calle o de la red de alcantarillado, la reclamación de cobertura se hará al Consorcio de Compensación de Seguros. Si el agua entra desde arriba, como en las lluvias, se tiene que reclamar a la compañía aseguradora.

El Consorcio de Compensación de Seguros es un organismo público del Ministerio de Economía que cubre ciertos riesgos extraordinarios: daños provocados por terremotos, fuertes tormentas, atentados terroristas… Aunque si nos ceñimos a los eventos climatológicos, las inundaciones son sin duda la causa más frecuente de las reclamaciones.

El Consorcio abona, por término medio, unos 8.800 euros a los afectados por esta circunstancia.

EL CONTRATO CON EL SEGURO

La mayoría de seguros a todo riesgo incluyen una cobertura específica para los daños por lluvias, como por ejemplo las filtraciones. Pero las compañías aseguradoras exigen como condición principal que la lluvia alcance cierto grado de potencia.

Por norma general, se establece que llueva 40 litros de agua por metro cuadrado y hora. Es el límite mínimo para considerar que un edificio puede estar en peligro. Las aseguradoras toman como datos de referencia los obtenidos por la Agencia Estatal de Meteorología.

Los clientes pueden pedir una indemnización por los perjuicios causados (gastos posteriores a los daños, como tener que alojarse en un hotel), la reparación del inmueble y la reposición de bienes que se hayan visto afectados. Por supuesto, siempre dependiendo de la póliza contratada.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados