¿Cuál es el límite aceptable en un contrato financiero para un crédito personal?

A la hora de pedir un crédito personal debemos tener en cuenta que las cuotas no pueden exceder del 25 por ciento de nuestros ingresos. 

¿Cuál es el límite aceptable en un contrato financiero para un crédito personal?
Antes de nada debemos conocer nuestro nivel real de endeudamiento


Cada banco, caja de ahorros o entidad financiera nos ofrece una cantidad de dinero que puede variar y que normalmente oscila entre los 300 y los 10.000 euros. Pero el problema no es solicitarlo, sino devolverlo en tiempo y forma. Es por ello que debemos tener muy claro cuál es nuestro nivel máximo de endeudamiento a la hora de pedir un crédito personal.

Si nos lees con frecuencia, ya habrás visto que una de las fórmulas recomendadas por los expertos para mantener a raya nuestras finanzas es dividir nuestro presupuesto mensual en diferentes partes, cada una destinada a un concepto diferente.
 

 

Antes de solicitar un crédito personal 



Para el caso que nos ocupa tenemos que coger el dinero de la nómina y hacer cuatro montones:

1. Dinero destinado al pago de la hipoteca, del alquiler y demás gastos de la vivienda (luz, agua, gas, etc.).

2. Dinero destinado a comida y gastos generales.

3. Dinero destinado al ocio.

4. Dinero destinado al ahorro. 


Como ya hemos dicho en alguna ocasión, el dinero destinado al ahorro todos los meses debería ser de al menos el 10% de los ingresos.

Pero en este caso cada una de las cuatro partes tiene la misma cantidad. Es decir, que si cobramos 1.000 euros, 250 euros serían los correspondientes al último montón. Si cobramos 2.000 euros, la cifra subiría hasta los 500 euros, y así sucesivamente.



 

Crédito personal por valor del 25% de nuestros ingresos



Y la cantidad correspondiente a ese 25% es el endeudamiento máximo que debemos tener en cuenta a la hora de pedir un crédito personal, independientemente del dinero que el banco, caja de ahorros o entidad financiera nos ofrezca.

De esta forma evitaremos que el presupuesto familiar se tambalee, y con ello nuestra economía.



Si vamos a pedir un crédito personal para arreglar la cocina, hacer un viaje o cambiar de coche, debemos tener en cuenta que se repercutirá directamente en nuestra parte de ahorro.

Por eso, en la vida útil de este préstamo solicitado nuestra capacidad de ahorro se verá disminuida, a no ser que toquemos otras partidas, como la destinada al ocio.


Muchos bancos, en épocas de bonanza económica, podían ofrecen créditos de cualquier tipo de hasta el 40 por ciento de nuestros ingresos. Hoy por hoy es más difícil, pero no imposible.

 

Después de pedir un crédito personal



Y un último aspecto que debemos tener en cuenta es si realmente los ingresos proyectados son los reales, es decir, si tenemos certeza absoluta de que vamos a cobrar la totalidad de nuestra nómina en los próximos meses.

En definitiva, antes de pedir un crédito personal debemos hacer un sencillo trabajo matemático para determinar cuál es nuestra capacidad real de endeudamiento.

Y si lo que buscas es una pequeña solución financiera para un momento puntual, ¿por qué no pides un microcrédito que mejor se adapte a tí?
 

También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados