Crema de cacahuetes casera, ¿cómo prepararla?

Hoy aprenderemos a hacer una crema de cacahuetes casera, un alimento natural y muy rico en magnesio y vitamina E.

Crema de cacahuetes casera, ¿cómo prepararla?
Solo necesitaremos cacahuetes pelados y tostados y un chorrito de aceite

La crema de cacahuetes es un alimento muy rico en magnesio y vitamina E, aporta proteínas y contiene grasa de buena calidad. Es calórica (una sola cucharada sopera de mantequilla de maní industrial lleva casi 100 calorías), pero si la preparamos en casa podemos controlar los ingredientes que echamos.

Podemos usarla como sustituto de la mantequilla del desayuno, de la crema de cacao para la merienda o para calmar el antojo de algo dulce. En países como Estados Unidos incluso la mezclan con mermelada para preparar sándwiches.

Ingredientes para la crema de cacahuetes casera

Para preparar un tazón de crema de cacahuetes necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • 300 gramos de cacahuetes
  • Un chorrito de aceite de oliva
  • Opcional: media cucharadita de azúcar, una cucharadita y media de miel, azúcar moreno o melaza (opcional) y una pizca de sal

 

Elaboración de la crema de cacahuetes casera

El primer paso para preparar la crema de cacahuetes es lavarlos muy bien antes de pelarlos para eliminar cualquier suciedad. Posteriormente los secamos, los pelamos y les quitamos la piel agranatada que los recubre.

Posteriormente los metemos unos minutos en el horno para que se tuesten y que la crema nos quede con una textura crujiente. Para este paso precalentamos el horno a 180 grados y extendemos los cacahuetes en una bandeja, procurando que no queden montados unos encima de otros. Echamos un chorrito de aceite de oliva (como una cucharadita y media, aproximadamente) y horneamos a 180 grados durante 10 minutos. Ese tiempo debería ser suficiente para que queden doraditos y no se nos quemen. A mitad del proceso conviene moverlos suavemente.

Si no quieres esa textura crujiente, entonces puedes obviar este paso. Otra opción que nos facilitará el trabajo es comprar los cacahuetes ya pelados (crudos o tostados). En este caso calcularemos la mitad del peso más o menos (unos 150 gramos).

El siguiente paso es triturar los cacahuetes en la batidora mientras todavía estén calientes. Insistiremos hasta que nos queden en polvo. Apagamos, removemos bien y volvemos a triturar durante un minuto. Veremos que empieza a quedar una textura algo más cremosa. Volvemos a remover bien, asegurándonos de rebañar los que hayan quedado en las paredes del vaso de la batidora y repetimos el proceso durante un par de veces más.

Cuando hayas conseguido la crema quizás te decepcione ver que no te ha quedado tan cremosa como la que compras en el supermercado. Pero pruébala y verás que está incluso más rica. Piensa, además, que la tuya no lleva ningún aditivo.
 

Conservación de la crema de cacahuetes casera

Si queremos darle un toque algo diferente podemos añadir a los cacahuetes ya tostados un poco de azúcar, miel y/o una pizca de sal antes de meterlos a triturar. Eso ya queda al gusto de cada uno. Puedes ir probando en sucesivas tandas a ver cómo te gusta más.

Por último, es necesario advertir de que la crema de cacahuetes casera no aguanta mucho tiempo. Aunque la metamos en un tarro hermético y la guardemos en la nevera tenemos que consumirla antes de 15 días.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados