Crédito Hipotecário - Personas sin casas y casas sin personas

España soporta ahora mismo un parque de 25,2 millones de viviendas, de las que la séptima parte está desocupada. El alquiler puede ser una solución, pero ya no hay ayudas para los inquilinos. Los precios han caído hasta los niveles de 2004, y lo peor es que esta bajada no tiene freno ni perspectiva de parar.

Crédito Hipotecário - Personas sin casas y casas sin personas
El mercado inmobiliario sufre los vaivenes de la pésima situación económica en España.

3,4 millones de viviendas desocupadas en España. Éste es el desolador panorama, uno más, que está dejando la profunda crisis económica que arrasa Europa y que se está cebando con especial saña a nuestro país.

Los cimientos de la crisis europea se centran en una ruptura del sistema económico del que disfrutábamos. En España, esta crisis se ha acrecentado debido a que a todos los ingredientes del panorama europeo hay que sumar otro bien diferente: la burbuja inmobiliaria. Esta burbuja se tradujo durante los años de bonanza, desde mediados de los años 90 hasta 2007, en un parque de viviendas saturado y con unos bancos y cajas de ahorro con una política excesivamente laxa a la hora de conceder créditos inmobiliarios.

 

Esto ha provocado que el panorama español sea especialmente desolador, con un parque compuesto por 25,2 millones de viviendas, según el Instituto Nacional de Estadística (www.ine.es), de los que el 13,7 por ciento está hoy por hoy vacío. Y cada día más.

 

Esta situación va en continuo aumento, según los fríos datos del INE. En 2008, se vendieron 775.300 viviendas, pero en 2012 esta cifra se había reducido a la mitad, 359.824 viviendas.

Ante esta situación, el alquiler es la mejor opción. El precio medio de la vivienda en alquiler en España se sitúa en 673 euros mensuales, según el portal EnAlquiler. Pero el panorama de la crisis también se ha ceñido sobre este sector y de esta forma las ayudas al alquiler de la vivienda se han reducido o, simplemente, desaparecido. 

 

El contrato de arrendamiento

En España, del parque de viviendas, el 86 por ciento es en propiedad. El 14 por ciento restante es para alquilar, esté o no ocupada. Hasta hace bien poco, el Gobierno central daba ayudas directas a alquiler de la vivienda, pero éstas prácticamente se han reducido hasta ser inexistentes. No obstante, hay muchas agencias de fomento del alquiler que tienen una doble ventaja. Por un lado, para el arrendatario porque le facilitan el papeleo y la búsqueda de una vivienda digna, y para el arrendador, ya que le ofrece un seguro de responsabilidad en caso de impago por parte del inquilino. Todo ello, por una comisión aplicable a ambas partes y que se traduce en, más o menos, dos mensualidades del alquiler.

 

Los contratos de arrendamiento están sometidos a la Ley 29/1994 de Arrendamientos Urbanos y es conveniente, a la hora de firmarlo, contar con un profesional del ramo, ya sea un abogado o un experto de la propia agencia. Hay muchos contratos tipo en internet, pero es mejor que lo adaptemos a las necesidades reales de nuestro inmueble, ya seamos propietarios o inquilinos.

Lo normal es que un contrato dure un año, aunque hay excepciones, como alquileres estacionales (en verano) o para estudiantes, que se ciñen al curso escolar (nueve meses). 

 

También hay que recordar que el arrendador está obligado a depositar la fianza en la Hacienda autonómica, pero rara es la persona que hace esto, porque una vez que termine el plazo de alquiler se demoran varios meses en devolver el dinero. Y raro es el inquilino que no pide abonar el último mes de estancia con cargo a dicha fianza, algo que debe impedir el propio contrato firmado entre ambas partes.

 

Por último, y como consejo añadido, es conveniente que se haga un listado de todos los muebles, electrodomésticos y utensilios de cocina que deje el propietario, identificándolos convenientemente para evitar cualquier problema cuando termine el período de alquiler.

 

Casas sin personas


Como ya hemos comentado y según el propio INE, el 13,7 por ciento de las viviendas en España están vacías, casi un 11 por ciento más que en 2001, varios años antes del comienzo de la crisis y en pleno auge del ‘boom’ inmobiliario. 

Ante esta situación, el mercado español de la vivienda ha experimentado varios cambios debido a las cambiantes situaciones vividas por la economía de nuestro país. 

 

En primer lugar, muchos bancos se han tenido que quedar con casas de promociones financiadas y no vendidas, por embargos y, en definitiva, porque el principal negocio de las entidades bancarias en los últimos años ha sido la vivienda. No sólo daban créditos, sino que formaban parte del mercado siendo promotores y constructores, no sólo prestamistas. 

En este sentido, podemos visitar el sitio de Servihabitat, de La Caixa, uno de los portales inmobiliarios de banca más pujantes del país.

 

En segundo lugar, muchas promotoras hicieron miles de viviendas antes de la crisis y no han vendido apenas. Es desolador el panorama de promociones fantasmas desocupadas, a medio construir o abandonadas a la mano de Dios.

 

Y en tercer lugar, muchas personas invirtieron en ladrillo en la época de bonanza y ahora no pueden dar salida a tanta casa vacía.

 

Este panorama se traduce en 3.443.365 viviendas vacías en España según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) en 2011. Esto supone en torno al 14 por ciento del parque de viviendas en España. 

Muchos bancos han optado por ser parte del juego del mercado, y ser competencia directa de los antiguos socios: los promotores y constructores. Por este motivo, del parque de viviendas que tienen ofrecen una condiciones crediticias favorables con respecto al mercado libre.

 

Un claro ejemplo es La Caixa, que posee su propio servicio inmobiliario a través de Servihabitat (www.servihabitat.com). El mecanismo es bien sencillo. Este portal inmobiliario dispone del parque de viviendas que este banco, antes caja de ahorros, ha embargado o ha financiado. De esta forma, ofrece dos atractivos reclamos al cliente: precios más bajos del mercado, incluso podemos hacer una contraoferta al banco, y financiación de hasta la totalidad del precio de venta. Si probamos a solicitar un crédito en La Caixa, seguramente antes nos ofrezcan alguna vivienda de Servihabitat…

1/4 Siguiente

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados