Crédito hipotecario: de la búsqueda a la compra de la casa

La tarea de comprar una vivienda es ardua y difícil. Debemos disponer de dinero, tiempo y paciencia. Si mezclamos estos tres ingredientes podremos encontrar el hogar de nuestros sueños a precio de ganga. 

 

Crédito hipotecario: de la búsqueda a la compra de la casa
Es el momento ideal para comprar una vivienda ya que los precios aún permanecen bajos

Si optamos por comprar una vivienda, y somos de los afortunados en este país que puede permitírselo, hay que andar un pequeño camino para que la vivienda de nuestros sueños finalmente sea nuestra.

El primer paso es saber nuestro umbral de endeudamiento. Para ello, hay muchos simuladores en internet de crédito hipotecario para saber cuánto podremos pagar a tenor de nuestros ingresos. Uno muy bueno es el del Banco de España, aunque todos los sites de entidades bancarias ofrecen este producto. Tampoco hay que olvidar qué porcentaje nos financiarán. Lo normal es el 80 por ciento, por lo que debemos tener liquidez para hacer frente a ése 20 por ciento restante, además de los gastos que ocasionará la compra de la vivienda, un 10 por ciento aproximadamente.

Lo bueno de tener un mercado inmobiliario tan amplio es que tenemos una gran oferta, y podemos elegir con libertad y tranquilidad. Podemos darnos una vuelta por las calles, a distintas horas, y preguntar a los vecinos y comerciantes. O ver por internet las opiniones de los lectores. Ambas no son incompatibles. Un buen sitio para buscar es www.idealista.com, uno de los portales más importantes del sector en materia de compraventa de vivienda.

También la amplia oferta puede beneficiarnos como compradores. Siempre podremos hacer propuestas a la baja y esperar todo el tiempo necesario para conseguir un precio competitivo, siempre y cuando no haya más personas interesadas en la opción elegida.

¿Cómo comparar el crédito hipotecario?


Una vez elegida la casa, hay que comparar préstamos. El euríbor está más bajo que nunca, aproximadamente en torno al 0,5 por ciento, por lo que los bancos están aplicando un diferencial bastante alto (en torno al 2 por ciento). Ya casi ninguno cobra un suelo (un interés mínimo), recientemente eliminado por una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, por lo que deberemos leer detenidamente las cláusulas de nuestra hipoteca. Podemos usar comparadores, como el citado del Banco de España, o el de nuestro propio banco.


Como paso previo, el banco nos pedirá una tasación del inmueble a comprar. Hay varias opciones, pero lo más habitual es que la entidad nos ‘ofrezca’ la empresa de tasación con la que habitualmente trabajan, aunque nosotros tendremos que correr con los gastos de la tasación, unos 300 euros. Una de las principales empresas en España es Tinsa, y en su portal nos ofrece información adicional sobre cómo hacer dicha tasación y distintos datos sobre el sector inmobiliario.

Una vez que tengamos el visto bueno de la tasación, del banco y fecha para la firma de las escrituras, el trecho más duro del camino estará andado. Ahora queda lo más tedioso: pagar todos los meses durante un período que oscila entre los 20 y los 35 años. Ya sólo queda llamar a los amigos y hacer frente a la mudanza, y podemos consultar para ello el listado de empresas de la Federación Española de Empresas de Mudanza.


También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados