Crecimiento vegetativo: ¿qué es y para qué puedo utilizarlo?

Conoce todo lo que necesitas saber sobre el crecimiento vegetativo, qué es y cómo influye en nuestra economía y en la sostenibilidad del Estado de bienestar

Crecimiento vegetativo: ¿qué es y para qué puedo utilizarlo?
España presenta una cifra negativa desde 2015

El crecimiento vegetativo es la diferencia entre el número de nacimientos y el número de fallecimientos de una determinada población, es decir, la tasa de natalidad menos la tasa de mortalidad.

De este modo, el resultado de esta operación es positivo cuando el número de nacimientos supera al de fallecidos y, por ende, es negativo cuando las muertes superan a los nacimientos.

Esta cifra se expresa en porcentaje, por lo que el resultado obtenido de esta resta se multiplica por 100. Por regla general, la tasa de crecimiento se considera alta si supera el 4%, moderada si se sitúa entre el 1% y el 2%, y baja si es inferior al 1%.

Seguramente te estarás preguntando qué nos dice exactamente este dato demográfico, pues bien, la demografía y la economía están íntimamente ligadas.

A través del crecimiento vegetativo podemos obtener datos sobre la situación socioeconómica y laboral, el índice de renta, las prestaciones sociales, el gasto o el consumo, y al mismo tiempo también nos permite realizar previsiones.

 

Qué nos revela la tasa de crecimiento vegetativo


Según el último informe divulgado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la población española ha alcanzado una tasa de crecimiento vegetativo negativa.

Los datos de este informe muestran que España es un país envejecido, donde la tasa de natalidad es cada vez menor y donde, a pesar del aumento de la esperanza de vida, sigue creciendo la tasa de fallecimientos.

En el último análisis, en el primer trimestre de 2016, la diferencia entre nacimientos y defunciones fue de -12.998 personas. Este resultado negativo se debe en gran parte a la crisis económica, al éxodo migratorio encabezado por la población juvenil, al aumento de la edad media de maternidad y al incremento de la esperanza de vida.

 

¿Cuáles son las consecuencias de una tasa negativa?

Un crecimiento vegetativo negativo puede hacer peligrar el Estado del bienestar y traer consigo graves problemas económicos.

Hay que tener en cuenta que con una población cada vez más envejecida, y unos altos niveles de desempleo, es cada vez más complicado mantener un sistema con las mismas condiciones sociales y redistributivas.

En este sentido, uno de los asuntos más preocupantes actualmente es el tema de las pensiones y la inviabilidad del sistema público actual.

El número de defunciones supera al de nacimientos y la mortalidad también se retrasa, lo que implica que los jubilados cobren la pensión durante más tiempo. Sin embargo, el desempleo, la emigración, la crisis en las arcas de la Seguridad Social y la baja tasa de natalidad ponen en peligro este sistema.

Una respuesta al problema ha sido retrasar la edad de jubilación, aunque para que esto sea sostenible es necesario que haya un número de trabajadores suficientes, y por desgracia actualmente la proporción de trabajadores respecto al conjunto de la población continua mermando.

 

Previsiones de futuro

Las previsiones del INE tampoco son muy favorables, ya que en las próximas décadas se prevé un crecimiento vegetativo negativo, por lo que continuará descendiendo la natalidad, la población será mucho más envejecida, algo que también afectará negativamente al relevo generacional.

Para luchar contra esta difícil situación es necesario poner medidas, que pasen por aumentar la productividad y elevar las cotizaciones, cuanto antes.


También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados