Cómo cortar cebolla sin llorar en 6 sencillos pasos

Acaba con tus lágrimas y descubre cómo cortar cebolla sin llorar paso a paso. Aquí te desvelamos todas las claves para evitar la incomoda sensación que provoca el cortar la cebolla. ¡No te las pierdas!

Cómo cortar cebolla sin llorar en 6 sencillos pasos
Los mejores consejos para evitar las lágrimas en la cocina

¿Lágrimas y picor en los ojos? Cortar cebolla se puede convertir en una de las tareas más incomodas de cocinar y es que, como todo el mundo bien sabe, las cebollas hacen llorar. Sin embargo, son muy pocos los que conocen los trucos para evitar sufrir esta incomodidad cada vez que cocinan con cebolla. Por eso, si quieres saber cómo cortar cebolla sin llorar, deberás mantenerte atento a nuestros consejos.

Para empezar, resulta esencial conocer la razón por la que los ojos te pican y se te llenan de lágrimas cada vez que cortas cebolla: las cebollas están constituidas por una especie de membrana de hojas externas (la parte marrón), las capas interiores (la parte blanca y comestible) y, por último, por un disco basal al que se suele llamar “raíz”. Cuando cortamos este disco basal, o lo machacamos, este libera una enzima que, en contacto con las otras partes de la cebolla, provocan una reacción química la cual produce una liberación de gases. Cuando estos gases entran en contacto con el agua, obtenemos un efecto ácido, el cual nos provoca lágrimas involuntarias y picor en los ojos.

Pero, entonces, ¿es posible evitar que esto suceda? La respuesta es simple, sigue los 6 pasos que te mostramos a continuación y descubre cómo cortar cebolla sin llorar de la forma más simple.

Cómo cortar cebolla sin llorar paso a paso

cebolla cortada

Primer paso

Para empezar, deberás cortar las cebollas con un cuchillo que esté bastante bien afilado. Recuerda que las enzimas que provocan las lágrimas se liberan cuando las células se machacan o se rompen. Por eso, el uso de un cuchillo bien afilado evitará que esto suceda.

Segundo paso

Antes de cortar las cebollas, conviene dejarlas enfriar en el frigorífico durante unos 15 minutos. De este modo, el frío ayudará a reducir la cantidad de enzima ácida que se libera en el aire, todo ello sin afectar al sabor de la cebolla.

Tercer paso

¿Qué te parecería el probar a cortar la cebolla bajo el agua? Se trata de un truco de lo más simple y eficiente. Prueba a cortar la cebolla estando cerca de agua corriente caliente, la cual genere una nube de vapor. También podrás hacerlo cerca de una tetera con agua hirviendo o un hervidor de agua. La ciencia nos explica que el vapor del agua atrae los gases de la cebolla, evitando que estos irriten tus ojos y te hagan llorar.

Cuarto paso

Para evitar llorar, deberás expirar por la boca con la lengua estirada hacia fuera. De esta manera, el gas emitido por la cebolla será atraído por tu lengua mojada en vez de por tus ojos.

Quinto paso

¿Te gusta silbar tus melodías preferidas mientras cocinas? El silbido ayuda a crear un flujo de aire significativo, en sentido opuesto a tu cara, contribuyendo así a mantener los compuestos de la cebolla alejados de tus ojos.

Sexto paso

Pega un mordisco al pan cada vez que vayas a cortar cebolla, ya que masticando el pan lentamente conseguirás evitar que tus ojos se llenen de lágrimas. Masticar un chile mientras costas cebolla también cumple con esta misma función. Aunque se desconoce cuál es la razón de este hecho, lo cierto es que funciona a la perfección.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados