Convertir tus prácticas en un contrato, consejos para conseguirlo

Convertir tus prácticas en un contrato de trabajo puede resultar realmente fácil si sabes cómo hacerlo. A continuación te damos unos consejos para conseguirlo. ¡No te los pierdas!

Convertir tus prácticas en un contrato, consejos para conseguirlo
¡Aprovecha la oportunidad!

Las prácticas son una de las mejores maneras para entrar en el mundo laboral de la forma más sencilla. Sin embargo, aprovechar la oportunidad para poder conseguir un puesto de trabajo gracias a ellas, puede llegar a ser complicado.

Para convertir tus prácticas en un contrato de trabajo tienes que aprovechar la situación en la que te encuentras durante el periodo de prácticas para destacar y mostrar que reúnes todas las características que se buscan en la oferta de trabajo.

Si quieres convertir tus prácticas en un contrato de trabajo, aquí te lo ponemos fácil, porque a continuación te echamos una mano para que consigas convertir tus prácticas en un contrato de trabajo gracias a los consejos que hoy te proporcionamos. ¡Toma nota y aprovecha tu oportunidad!

8 consejos para convertir tus prácticas en un contrato de trabajo


1. Haz preguntas

A las empresas les gusta ver que sus becarios muestran interés por el negocio y que están ansiosos por aprender sobre este. Por lo tanto, siempre que tengas dudas o desees saber algo, no dudes en preguntar y en mostrar interés por ello. De este modo tu actitud será evaluada de forma positiva.

2. Establece tus objetivos

Establece cuáles son tus metas y objetivos durante tus prácticas dentro de la empresa y házselo saber a aquellos que allí trabajan. De este modo, no solo podrán ayudarte a alcanzar dichos objetivos, también podrán observar el proceso de aprendizaje y los conocimientos que has ido adquiriendo durante el periodo de prácticas.

3. Muestra iniciativa

Es de vital importancia mostrar interés e iniciativa a lo largo de las prácticas. Ser proactivo, dedicar tiempo a conocer mejor cómo funciona la empresa y contar con una buena organización a la hora de realizar tus tareas, te ayudará a conseguir tus objetivos, e incluso te permitirá tener tiempo suficiente para desarrollar otras tareas extra.

4. Sé profesional

Mantener una postura profesional siempre te ayudará a ganarte el respeto del grupo. Intenta vestirte según el código de la empresa, llega puntual al trabajo y no salgas de este antes que tus compañeros, son solo algunas de las cosas que te pueden ayudar a conseguir alcanzar este punto.

5. Intenta conocer a toda la gente

Haz un esfuerzo por conocer a toda la gente e intenta saludar siempre a todos los colaboradores que allí se encuentran. Una buena primera impresión te puede ayudar enormemente a transformar tus prácticas en un contrato.

Evita los problemas que puedan surgir con tus colegas o verte envuelto en asuntos que no sean de tu incumbencia.

6. Documéntate bien sobre la empresa

Investiga sobre la empresa antes de empezar a trabajar en ella. Esto te ayudará a comprender mejor el funcionamiento del negocio, lo que supondrá una gran ventaja a la hora de comenzar a trabajar. Además, también podrás informarte sobre si la empresa suele mantener a sus trabajadores de prácticas, una vez estas hayan acabado.

7. Sé positivo

Intenta demostrar siempre entusiasmo incluso cuando el trabajo que estás desarrollando resulta aburrido. Mostrarte siempre disponible, ofrecer ayuda o pedir que te dejen asistir a las reuniones, servirá para demostrar que cuentas con una actitud positiva y muestras interés por aquello que se está realizando.

8. Aprende de tus compañeros

Busca compañeros que estén dispuestos a compartir contigo sus conocimientos profesionales y aprende de ellos todo aquello que te sea posible. Poniendo en práctica lo que has aprendido, podrás demostrar todos tus avances dentro de la empresa de forma sencilla, lo que siempre te aportará grandes ventajas dentro de esta.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados