IRPF en contratos temporales, ¿cómo se aplica?

La aplicación del IRPF en contratos temporales tiene unas características propias. Te explicamos en profundidad qué dice la normativa al respecto.

IRPF en contratos temporales, ¿cómo se aplica?
El reglamento habla claro

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) es un tributo que grava los ingresos obtenidos por una persona en España durante un año. Como todos los impuestos, tiene una serie de propiedades que distinguen su forma de aplicación según el caso. Hoy queremos hablarte de cómo se aplica el IRPF en contratos temporales.

El IRPF es progresivo y proporcional de acuerdo a los ingresos. Hace poco os contamos las tablas de retención para este año, aunque no especificamos qué ocurre con las rentas obtenidas de ciertos tipos de contratos laborales.

El reglamento del IRPF habla claro sobre este asunto.

IRPF EN CONTRATOS TEMPORALES

Los contratos temporales deben su nombre a que la relación entre empresa y trabajador se firma para un periodo de tiempo determinado. Pueden ser, como los contratos indefinidos, a tiempo parcial o a jornada completa, aunque también presenta varias modalidades: contrato eventual, por obra o servicio, de interinidad…

El Real Decreto 439/2007, de 30 de marzo, por el que se aprueba el reglamento del IRPF, hace referencia en su artículo 86.2 a los contratos temporales para calcular la retención de dicho tributo. Dice así: “El tipo de retención resultante de lo dispuesto en el apartado anterior no podrá ser inferior al 2 por ciento cuando se trate de contratos o relaciones de duración inferior al año, ni inferior al 15 por ciento cuando los rendimientos del trabajo se deriven de relaciones laborales especiales de carácter dependiente”.

La expresión “contratos o relaciones de duración inferior al año” suele generar dudas en los contribuyentes. Por ejemplo, ¿qué ocurre si el contrato es de un año pero acaba antes? ¿Y con los trabajadores con un contrato de prácticas que cesan voluntariamente?

La Dirección General de Tributos aclara la normativa de la siguiente forma: el tipo mínimo del 2 por ciento se aplica en los contratos de duración inferior a un año, no en aquellos de un año que se extinguen por cualquier causa antes del transcurso del tiempo estipulado.

Por tanto, la tabla de retención del IRPF en contratos temporales quedaría así:

  • Contratos de duración igual o superior a un año: Tipo de retención según sus circunstancias personales y familiares y sus ingresos, pudiendo ser del 0 por ciento.
  • Contratos de duración inferior a un año: Tipo mínimo del 2 por ciento.
  • Contratos de duración indeterminada: Tipo mínimo del 2 por ciento excepto en los casos en que las condiciones del contrato acrediten una duración mínima de un año.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados