Contrato de arrendamiento: cláusulas que siempre deben aparecer

Un contrato de arrendamiento debe incluir una serie de cláusulas que otorguen ciertas garantías tanto al inquilino como al propietario, descubre cuáles son en este artículo.

Contrato de arrendamiento: cláusulas que siempre deben aparecer
Estas cláusulas son imprescindibles para que ambas partes estén protegidas


¿Estás pensando en firmar un contrato de arrendamiento? ¿Vas a poner en alquiler uno de tus inmuebles? Tanto si eres arrendador como arrendatario, es importante que conozcas cuáles son las cláusulas que siempre deben aparecen en este tipo de contratos.

Las cláusulas y condiciones de un contrato de alquiler sirven como herramienta de protección para salvaguardar los intereses y derechos de ambas partes.

Sin embargo, en muchas ocasiones, debido al desconocimiento de dichas cláusulas se puede generar algún que otro problema futuros o malentendido.

Para ayudarte a evitar problemas durante tu contrato de arrendamiento, a continuación te detallamos las cláusulas que siempre deben aparecer en dichos acuerdos.
 

Cláusulas que deben aparecer en un contrato de arrendamiento


1. Partes firmantes

Aunque parezca una obvio, es fundamental que en un contrato de arrendamiento tanto el inquilino como el arrendador estén correctamente identificados con su nombre completo y DNI.



2. Descripción de la propiedad

También es importante incluir una cláusula donde aparezca la dirección completa de la propiedad arrendada y los espacios anexos, como por ejemplo, un garaje o un trastero.



3. Duración del contrato

La fecha de inicio y fin del contrato es pactada por ambas partes y también debe incluirse en el contrato.

Además, según la Ley de Arrendamientos Urbanos si el contrato es inferior a tres años, éste se prorrogará obligatoriamente por plazos anuales hasta alcanzar una duración mínima de tres años, excepto cuando alguna de las partes exprese su voluntad de no renovarlo.



4. Valor de la renta

En el contrato de arrendamiento se debe incluir también el importe de la renta mensual a pagar, y también conviene especificar los términos del cobro, como por ejemplo, los plazos y el modo de pago.



5. Fianza

También debe especificarse el importe de la fianza, que suele ser equivalente a un mes de renta, y los términos de su devolución.



6. Incremento de la renta

A pesar de que las rentas suben anualmente con el IPC, es posible que las partes firmantes lleguen a un acuerdo respecto a dicho incremento.

En caso de que en el contrato no exista una cláusula que establezca la actualización de la renta, ésta no podrá actualizarse.



7. Garantía adicionales

En el caso de que el propietario solicite al inquilino ciertas garantías adicionales, como por ejemplo, otro mes de alquiler, un seguro o un aval bancario, conviene que éstas sean especificadas en el contrato de arrendamiento.



8. Estado de conservación

Otra cláusula que conviene incluir es el estado de conservación en el que se entrega la propiedad.

Lo ideal es adjuntar un inventario detallado del mobiliario y los enseres, así se pueden evitar problemas a la hora de abandonar la vivienda.


También te puede interesar:
 

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados