Qué es un contrato de alquiler vacacional

En estas líneas te damos una mejor idea sobre todo lo un contrato de alquiler vacacional es y no es. Y lo que no debes olvidar para evitar problemas en tus vacaciones.
 

Qué es un contrato de alquiler vacacional
Antes de arrendar un inmueble por temporada hay cosas que debes saber

Hay una diferencia elemental entre un contrato de alquiler tradicional y un contrato de alquiler vacacional o por temporada.

Mientras el primero está concebido para viviendas cuyo fin es el de satisfacer la necesidad de vivienda permanente de una persona (el inquilino) el segundo se hace sobre inmuebles destinados a servir como vivienda por periodos determinados (y generalmente cortos) de tiempo.


Mientras el primero es para el sitio donde vivirás el segundo está pensado para un lugar en el que sólo vas a pasar una cantidad específica de días… como  unas vacaciones.
 

Contrato de alquiler tradicional  vs. contrato de alquiler vacacional


¿CUÁLES SON LAS DIFERENCIAS?

 
Evidentemente la gran diferencia  que existe en la naturaleza de cada contrato trae consigo otras diferencias más pequeñas. Por ejemplo, en la gran mayoría de los casos es habitual que en un contrato por temporada pago de la renta sea hecho en un solo pago que abarque todo el tiempo que se usará el inmueble, aunque también permite que las partes acuerden otras formas y tiempos de pago.

Por otro lado, y a diferencia del alquiler tradicional el contrato de alquiler vacacional estipula que es obligatoria tanto el requerimiento de una fianza por parte del arrendatario como el pago de la misma por parte del inquilino, una fianza que se devolverá una vez que haya finalizado el contrato y que se haya comprobado el óptimo estado de la vivienda al momento de la entrega.

Además de lo mencionado es común que, cuando se trata de tiempos cortos, el contrato de alquiler vacacional incluye en el valor pactado a pagar por parte del inquilino algunos servicios básicos con los que cuenta la vivienda.

Por último otra de las grandes diferencias que existen entre ambos contratos es que si la vivienda no será alquilada por un plazo mayor a cuatro meses no requerirá certificado de eficiencia energética.
 

LO QUE NO DEBES OLVIDAR

 
Como en este tipo de casos el inquilino busca una vivienda sólo por unos días y para pasarla bien, puede crearse un contexto en el que puntos importantes pueden ser olvidados.

Es necesario que se fije una fecha exacta tanto de inicio como de fin del contrato, que no se pase por alto el hecho de que salvo especificación en el contrato los servicios básicos deben estar en la renta cuando como ya mencionamos el inmueble se alquila por poco tiempo y es recomendable que se especifique en el documento el lugar donde se recogerán y entregarán las llaves del inmueble.

También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados